lunes, 16 de julio de 2012

!SACABÓ LE COMUNIMO EN CUBA!

¡FLASH! ¡ÚLTIMA NOTICIA! ¡SACABÓ LE COMUNIMO EN CUBA! Autor Héctor Peraza Linares Madrid, 17 de febrero de 2009 (Arreglos: 19 de febrero de 2010) (Arreglos 16 de julio de 2012) El diario Granma ha publicado, en primera plana y a cinco columnas, el Decreto: BOLITA PALA GLOLIOSO PUEBLO LE CUBA (Raúl Castro, desde una tribuna, lee el Decreto al público movilizado por los Comités de Defensa de la Revolución). Yo, Laúl Catlo Lú, chinito, en mi caláctel le Plesilente le la Lepública le Cuba, a mi tliunfal legleso le la gloliosa Lepública Populal China, le la gloliosa Lusia, e le la gloliosa Lepública lel heloico Vietnam, autolizo, pol ete decleto titulao: BOLITA PALA GLOLIOSO PUEBLO LE CUBA, que en ete paí lo paisano y paisana puelan jugá a la bolita o chalala china. Filél quitó la bolita, polque la lotelía ela una platica capitalita. Yo pone otla ve la chalala china, polque a paltil de ahola la bolita selá una platica lebolusionalia. (aplausos prolongados) ¿Pol qué, yo, chinito Laúl, plesilente le Cuba, lise a tó lo pueblo cubano que a paltil de ahola la lotelía selá una platica lebolusionalia? Polque la chalala tiene que tenel uno banquelo; tiene que tenel apuntalole; tiene que tenel mucho punto que jueguen su linelito. El público grita: ¡VIVA EL LINELITO! ¿Y quién selá le banquelo? Le banquelo selé yo, chinito Laúl, plesilente. ¿Y quién selán apuntalole? Apuntalole selán lo miemblo le Paltilo Comunita le Cuba. ¿Y quién selán lo que jueguen su linelito? Le pueblo le Cuba selá quien juegue su chabito, polque pueblo le Cuba sabo que Filel, y la lebolusión, nesesitá mucho linelito pa complá avione, lifle, metlallalola, cásula, póbola, glanala le mano, tanque, sumalino, lancha tolpedela, lopa pa la jinetelas, y tila flecha de guela al luso Putín y a chinito Hi Juntao. La gente corea: CHAVITOS, CHAVITOS ¡VIVAN LOS CHAVITOS! Honolable camalala Hi Juntao nesesitá mucho, mucho, mucho linelito pa mantenel a la mulata china cubana con la que tá juntao. Y benelable camalala Putín quiele ganal mucho, mucho, mucho linelito pa llevalse pa Lusia a una mulata china cubana. Alguien exclama a todo pecho: ¡VIVA LA MULATA CUBANA! Cubano sabo que pa ponelse flaco no tenel que tomal té velde ni té cololao. ¡A cubano pone flaco la libleta le lasionamiento! Pelo cubano se pondlá goldo, goldo, mu goldo, como americano, como flansese y como epañole, con la chalala china. La chalala china tiene ploteína, tiene bitamina, tiene minelale como boniato jojoto, halina con golgojo, ñame con colbata y como tlonco le yuca. (muchos pierden las manos aplaudiendo). Otros cantan: Boniato jojoto harina con gorgojo, yuca sin mojo ¡Qué vuelva Pototo! ¡La chalala china é malsita-leninita y maoíta! El futulo le la lebolusión lepende le la chalala china! Yo va pelil a camalala chave que me plete o que me legale la lotelía le Venesuela. Con bolita le Venesuela pueblo lebolusionalio cubano podlá jugal su chavito tó lo día a la chalala china. Tonse, yo, banquelo, yo va ganá mucho linelitito pa la lebolusión… Tonse, yo va cantá cansión de la chalala china malsita-leninita y maoíta: Hagan juego, señole: banco gana y se lie, ¡Pueblo pielde y se va…! Abuelito mío chino, hache mucho, mucho, muchíííísimo tiempo, inventó la póbola, la luela, la tlompeta china, y lo palito chino. Yo, nieto dabuelito chino, ¡yo va inventá la chalala china malsita-leninita y maoita! ¡De la chalala, pa la chalala y pol la chalala! Con la tlompeta china, mi abuelito taba tocá: Agapito toca lo pito, y su papá lacoldeón, y lo chino de cantón, ¡comen aló con palito! Pueblo le Cuba: Hubió una lebolusión flansesa. Hubió una lebolusión lusa. Plonto, mu plonto, plontito, ¡hablá una lebolusión le la chalala china malsita-leninita y maoita! Yo va ponel uno jemplo. Yo va lesí velso y nalie va sabel la lepuesta: ¿Cuá é lanimá que camina pol tejao y no lompe tejao? Ahola apuntalole, miemblo le Paltido Comunita le Cuba, lecogelán chavito que pueblo cubano va apostal. Cuando apuntalole me ligan que pueblo cubano ya ha jugao tó lo chavito que la gusanela Miami le tá mandá, yo va lesil lepuesta. Tonse yo va dejá pueblo cubano sin ningún chavito pa que pueblo llame gusanela y le diga que le mande ma chavito. Así, poquito a poquito, yo, chinito Laúl, selé lico, mu lico, mu lico, liquíííííísimo como lo millonalio amelicano. A continuación, el “presidente” de Cuba, canta de nuevo: Hagan juego señole: banco gana y se líe,. ¡Pueblo pielde y se va…! Pasa el tiempo. El primer vicepresidente, Machado Ventura, le entrega un papel. Camalala Machalito Ventula me tá tlaé papelito. Yo va leé papelito polque papelito jabla lo que pueblo tá cleé que son lanimá que camina pol tejao y no lompe tejao Se ríe en chino: Juing-juing-juing-juing. Acto seguido expresa: Pueblo cubano tá jugá tó lo chavito que tenía a númelo dó, que son maliposa, y a númelo cuatlo, que son gato. Pueblo cubano ta peldé tó lo chavito que tá jugá. De nuevo vuelve a reír: Jiang-jiang-jiang. Muy contento, agrega: Yo chinito Laúl, honolable y benelable plesilente le Cuba, yo, banquelo le la lebolusión, yo tá ganá tó lo linelitito que pueblo cubano tá jugá polque la lepuesta é le númelo nuebe. Númelo nuebe é la lengua. Lengua camina pol lo sielo le la boca y nolompe lo sielo le la boca Ríe: Jiiing-jiiing-jiiing-jiiiing. Doblado de tanto reír, manifiesta: En chalala china malsita-leninita y maoíta, númelo nuebe é la mala lengua le la mafia le Miami que camina pol lo tejao le Casa Blanca le plesilente amelicano, y no lompe lo tejao le la Casa Blanca. Del público, airadas voces le gritan: ¡Tramposo! ¡Marañero! ¡Ese dao está cargao! ¡Ladrón! ¡Descarao! ¡Ratero! Raúl, dándose cuenta de que el pueblo está enfurecido por haber perdido a la bolita los pocos chavitos que tenía, le dice, persuasivo, al público allí congregado: Pasensia pueblo. Mucho pasensia. Yo tá ganá tó lo chavito que pueblo tá jugá. Son veldá. Pelo pueblo cubano, que tá jugá a la chalala china malsita-leninita y maoíta, tá ganá otla cosa. El pueblo, que ya había comenzado a avanzar, armado de palos y piedras, contra la tribuna, con el evidente objetivo de barrer con todo lo que encontrara en su camino, al oír dichas palabras, detiene su belicoso avance. Alguien del público le pregunta al dictador: ¡¿Qué es lo que hemos ganao?! Raúl, ríe en la lengua del Celeste Imperio: Jiong-jiong-jiong. Y responde: Pueblo tá ganá salida… ¿Qué salida? – le pregunta la muchedumbre. Raúl lanza una risotada en chino cantoné: Jieng, jiiing, jiang, jiung, jiong. A continuación, manifiesta: Pueblo tá ganá salida le Cuba pa Etao Unilo, polque cansión le la chalala china malsita-leninita y maoíta lise que: ¡Pueblo pielde y se va…! Tras pronunciar dicha frase, Raúl Castro baja de la tribuna, y se echa a correr. El pueblo lo persigue tirándole palos y piedras, tal como le hiciera, hace veinte años, otra encolerizada e, indignada, multitud, a Nicolae Ceausescu en Rumanía. En su loca carrera, le responde a un periodista de la CNN: Glachia a la bolita, y a mi tliunfal lecolilo pol Lasia: ¡Sacabó le comunimo en Cuba! Autorizo la publicación de esta sátira, siempre que se adjunte mi correo electrónico hector.peraza.linares@hotmail.com y mi blog http://www.hector.peraza.blogspot.com/

martes, 18 de octubre de 2011

GRACIAS A LA MAGIA DE UN VESTIDO BLANCO

(Esta sátira la publiqué el 9 de mayo de 2010, Día de las Madres en Cuba. Hoy, la reproduzco en memoria de Laura Pollán, fundadora de las Damas de Blanco y mártir de Cuba. Tengo la satisfacción de que el escrito que pongo a disposición de los lectores de mi blog, llegó a sus manos. Raúl, le dice a Fidel: ¡Laura Pollán, me infunde pavor! A lo que su hermano le responde: ¡Y a mí, pánico!)...

Autor: Héctor Peraza Linares
www.hectorperaza.blogspot.com
hector.peraza.linares@hotmail.com
Madrid, 9 de mayo de 2010



Raúl – Fidel, tengo mieo.

Fidel - ¿A qué?

Raúl – ¡A las Damas de Blanco!

Fidel – ¡A mi me amilanan esas mujeres!

Raúl - ¡No se intimidan con na!

Fidel - ¿Las han atacado las yudocas, karatekas, taekwondas, kunfuas, jiu jitsuas, kendas, y pataeplanchas de nuestras Hordas de Respuesta Rápida (HRR)?

Raúl – Nuestras HRR les han dado patadas, puñetazos, arañazos y toletazos.

Fidel – ¡Nuestros hombres y mujeres de las HRR les han atizado, a esas llamadas Damas de Blanco, palizas patéticas!

Raúl – Más patáticas que patéticas, porque las Hordas de Respuesta Rápida les pegan los golpes con las patas.

Fidel - ¿Las han traqueteado?

Raúl – ¡Con taconazos, carterazos, cabezazos y galletazos!

Fidel - ¿Guantazos, coscorronazos, trastazos y pellizcazos?

Raúl – ¡Y bofetonazos!

Fidel - ¿Leñazos, topetazos?

Raúl – ¡Y cocotazos!

Fidel - ¿Tortazos, porrazos, leñazos?

Raúl – ¡Y mordidazas, bastonazos, sopapos y papazos!

Fidel - ¿Las HRR no han logrado amedrentarlas?

Raúl - ¡Esas mujeres no comen mieo!

Fidel - ¡Ordeno que les den empujones, revolcones, trompicones y trompones!

Raúl - ¡Y proyecciones, luxaciones, agarrones y tirones!

Fidel - ¡Testarazos, golpazos, codazos y trompazos!

Raúl - ¡A Laura Pollán, ordenaré que le tiren un pollo por la cabeza!

Fidel - ¡Un pollo, no! ¡Qué se lo come, y cogerá fuerza pa seguir al frente de las Damas de Blanco!

Raúl – ¡Ordenaré que las HRR le den, a esa pretendida líder, violentos tirones de pelo!

Fidel - ¡Tirones de pelo, no!

Raúl - ¿Por qué no?

Fidel - Porque así no podré decir en una riflexión: “Aquí no se le ha tocado un pelo a nadie”, como dije en un discurso, en 1980, cuando nuestras HRR sitiaron, golpearon, ofendieron, acosaron, amenazaron, maltrataron, arrastraron por las calles y tiraron huevazos a los que se iban pa Estados Unidos por el puerto del Mariel.

Raúl - ¡Laura Pollán, me infunde pavor!

Fidel - ¡Y a mí, pánico !

Raúl - ¡Espanto me produce la valentía de la madre de Zapata, Reina Luisa Tamayo Danger!

Fidel - ¡Danger! ¡Qué peligro pa nosotros dos!

Raúl - ¡Ellas inician sus marchas, los domingos, desde la iglesia de Santa Rita!

Fidel – Ya lo dije, en 1961, cuando Nikita sacó de Cuba los cohetes intercontinentales de ojivas nucleares, los cuales yo añoraba lanzar contra el territorio de Estados Unidos: “Nikita, mariquita y Santa Rita: ¡lo que se da, no se quita!”.

Raúl - ¡Hasta la Virgen María es Dama de Blanco!

Fidel - ¿La madre de Dios?

Raúl – ¡En cuerpo y alma!

Fidel - ¿Desde cuándo tenemos a Dios en el tanque?

Raúl - ¡Desde que bajamos de la Sierra Maestra, hace más de cincuenta años!

Fidel - ¿Es verdad lo que dice el Cardenal Ortega, que la Virgen de la Caridad del Cobre también es Dama de Blanco?

Raúl - ¡Y Santa Bárbara Bendita!

Fidel - ¿Yemayá, Oshúm?

Raúl - ¡Y Oyá Yansá y Naná Burukú!

Fidel - ¿Angela Merkel y Carla Bruni?

Raúl –La Canciller alemana, todos los domingos, se pasea por Berlín vestida de blanco, y, la Primera Dama de Francia, hace lo mismo por las calles de Paris del brazo de Zarkozy.

Fidel - ¿Doña Sofía, Isabel II?

Raúl - ¡Las dos son fans de nuestras enemigas!

Fidel - ¿Shakira, Elsa Pataki, Penélope Cruz, Victoria Beckham, Jennifer López, Angelina Jolie, Paris Hilton, María Sharapova, Anna Kournikova, Nicole Kidman, Charlize Theron, Madonna?

Raúl - ¡Damiblancas!

Fidel – Te ordeno me avises cuando esas últimas vayan a manifestarse como Damas de Blanco. ¡Las iré a ver sin falta! ¡No me pierdo por na del mundo ese espectáculo maravilloso!

Raúl - ¡Yo las iré a ver, si se manifiesta con ellas Ricky Martin!

Fidel - ¿La Dama de las Camelias?

Raúl - ¡Ya no se llama Dama de las Camelias; ahora se hace llamar Dama de Blanco!

Fidel - ¿La Mona Lisa, la Venus de Milo?

Raúl - ¡Y la Estatua de la Libertad, y la Torre Eiffel!

Fidel - ¡Pa colmo, a las Damas de Blanco las van a premiar con el Nobel de la Paz!

Raúl - ¡Son terroristas, armadas hasta los dientes, con gladiolos!

Fidel – ¡Ordena que traigan a una santera, pa que nos haga un despojo y nos quite de arriba a las Damas de Blanco!

Las santeras cubanas visten de blanco de pies a cabeza.

Los agentes de la Seguridad cumplen la orden. Fidel confunde a la santera con una Dama de Blanco, le da un patatún, ¡y se ñampia!

Raúl, al ver que su hermano ha muerto, también canta el manisero.

Cuba vuelve a ser libre y democrática:

¡Gracias a la magia de un vestido blanco!

Nota del autor: Do quiera se encuentre nuestra querida e inolvidable Laura, gladiolo en mano y toda vestida de blanco, sigue y seguirá luchando por los Derechos Humanos y la libertad de nuestro pueblo. Y, allá arriba, la larga, como se jactan los esbirros del régimen de definir, y asesina mano de los hermanos castro, no podrá reinocularle ningún virus mortal, sencillamente, porque LAURA ES INMORTAL.

domingo, 11 de septiembre de 2011

¡ÚLTIMA HORA! FIDEL PRETENDE RESUCITAR A NIKITA

Autor: Héctor Peraza Linares
hector.peraza.linares@hotmail.com
www.hectorperaza.blogspot.com
Madrid


Fidel: ¡Sigüaraya!

Raúl: ¿Qué?

Fidel: ¡Rompesaragüey!

Raúl: Despiértate.

Fidel: ¡Un chivo negro!

Raúl: Estás soñando.

Fidel: ¡Cascarilla!

Raúl: (llama a una enfermera).

Fidel: ¡Polvo de sapo!

Raúl: (repite la anterior llamada)

Fidel: ¡Sangre de gallo!

Raúl: (sacude a su hermano por los hombros)

Fidel: ¡Mubarack!

Raúl: (le grita) ¡A Mubarack le dio un patatún!

Fidel: (canta, imitando a Lady Gaga)

Don`t call my name
Don call my name,
Alejandro.

Raúl: (canta, imitando a Shakira)

Yo soy loca con mi tigre
loca, loca, loca
soy loca con mi tigre
loca, loca, loca.

Fidel: ¡Y de qué van, van!

Raúl: ¡No me vengas con ese tupe, que los diez millones no fueron!

Fidel: ¡Ahora sí vamos a construir el socialismo!

Raúl: Estás hablando cáscara de piña.

Fidel: Los diez millones no fueron, pero, ¡vamos a convertir el revés en victoria!

Raúl: En Victoria de las Tunas, declaró, Elio Revé, el difunto director de la orquesta Revé.

Fidel: Canta, imitando a Revé en su canción “Mi Vecina”:

Yo tengo una vecina
que se ha vuelto loca,
se ha vuelto loca,
por saberlo todo,
casi vende hasta su ropa.

Raúl: (sigue la letra de la canción)

Deje el chisme
que yo no quiero lío
dale tumbao, el grito
Deje el chisme
que yo no quiero lío.

Fidel: (continùa con la canción)

Chismosa, chismosita,
chismosa, chismosita,
chismosa, celosa,
chismosita.

Raúl: (mientras tira unos pasillos, por los pasillos del hospital)

Hay una cantidad de chisme en este mundo,
¡Ay! pero que a mí qué me da.
¡Ah, si a mí no me importa na!
¡Ah!

Fidel: (concluye la letra de “Mi Vecina”)

Pero no sigas comentando
que todo el mundo te anda diciendo en la calle,
¡mira, no sigas chismoseando!

Raúl: ¡Lo que quiero es que vuelvas a la realidad!

Fidel: (canta, imitando a Lady Gaga)

You know that I want you
and you know that I need you
I want a bad, your bad romance.
¡Ga – ga – ooh – la – la!

Raúl: (hablando para sí mismo) ¡La gaga lo tiene loco!

Fidel: ¡Camarada, Ceausescu!

Raúl: ¿Por qué no te callas?

Fidel: ¡Somoza!

Raúl: ¡Solavaya!

Fidel: ¡Trujillo!

Raúl: ¡Pa’llá! ¡Pa’llá!

Fidel: Payá, premio Nobel de la Paz 2011.

Raúl: Ése es un contrarrevolucionario.

Fidel: César: ¡Quoique tu, fili mío!

Raúl: ¡Papá!

Fidel: Mubarack, yo soy el faraón del Caribe.

Raúl: Tú eres Papá Faraón.

Fidel: La Penélope, me ha dejado por Bardén.

Raúl: Y Shakira, te ha puesto los cuernos con Piqué, un futbolista del Barça.

Fidel: Me queda la Gaga.

Raúl: Esa es de Patria o Muerte.

Fidel: El sistema cubano no funciona. No sirve pa’ ná.

Raúl: O rectificamos, o nos hundimos.

Fidel: Señores de la ONU: ¡I’am not comunist!

Raúl: (llorando) Me vas a volver loco, loco, loco.

Fidel: ¡Viva Kennedy!

Raúl: Está muerto.

Fidel: ¡Viva Ochoa!

Raúl: Está muerto.

Fidel: ¡Viva Camilo!

Raúl: Está muerto.

Fidel: ¡Viva yo!

Raúl: Estás casi muerto.

Fidel: (enloquecido) ¡Nikita, o tiras los cohetes o te mato!

Raúl: Nikita está muerto.

Fidel: ¡Ordena que lo resuciten!

Raúl: ¿Por qué quieres que lo resucite?

Fidel: Quiero que haga lo que, en 1961, le dije que hiciera, y no hizo.

Raúl: ¿Deseas que, Nikita, tire los cohetes atómicos contra Estados Unidos?

Fidel: Positivo, compañero.

Raúl: ¿Por qué, cincuenta años después, quieres que Nikita haga eso?

Fidel: Para disfrutar a plenitud, antes de morir, del único placer que no he tenido en la vida.

Raúl: ¿Cuál?

Fidel: ¡Ver la destrucción del mundo!


Nota del autor: Autorizo la reproducción, siempre que vaya acompañada de mi acreditacion, blog, y correo electrónico.

EL FANTASMA DE CEAUSESCU VUELA SOBRE LA HABANA

Autor: Héctor Peraza Linares
hector.peraza.linares@hotmail.com
Madrid


La Habana es un hervidero de gente. En sus calles, parques y edificios sólo se escuchan gritos y consignas. Jóvenes soldados y oficiales disparan al aire sus pistolas y ametralladoras. El día más temido por Raúl ha llegado: el pueblo pide su cabeza y la de su hermano. Fidel, que ha perdido completamente el juicio, repite una y otra vez:

- ¡I’am not communist!

Raúl y Fidel están solos. Cientos de miles de personas rodean el edificio donde ambos se encuentran.

-Compañeros y compañeras – comienza a decirle Raúl a la enardecida muchedumbre – la revolución hoy es más fuerte que nunca… - los gritos de la multitud no le permiten continuar el discurso.

El representante de la muchedumbre allí congregada, se le acerca, y le espeta a la cara:

-¡Tú y Fidel son unos asesinos, y hoy los vamos a ajusticiar!

- ¡Viva Torquemada! – se oye decir a Fidel.

¡Mueran los Castro! – Grita la multitud.

¡Viva Margaret Thatcher! ¡Abajo el IRA! – proclama Fidel, desde su lecho de enfermo.

-¡Cállate Fidel! – Le ordena Raúl.

Fidel, que en su letargo no escucha a Raúl, chilla:

- ¡Viva la inquisición!

Raúl llora y le suplica, arrodillado, al enardecido gentío:

-¡Tengan piedad de nosotros, que somos dos ancianitos!

- ¡Tiemblen los tiranos ante hombres que son capaces de morir por sus ideas! proclama Fidel, apuntando con el dedo índice de su mano derecha hacia el techo. Acto seguido pregunta: - ¿Voy bien, Camilo?

Al escucharlo, Raúl, indignado, le grita:

- ¡No menciones a ese tipo, que tú me ordenaste que lo matara!

- ¡Vivan Camilo y Hubert Matos! – manifiesta Fidel, mientras trata de sentarse en la cama.

El representante del pueblo allí reunido, ya no es un hombre. Es una mujer vestida de blanco, que porta una flor en una de sus manos. La mujer se le acerca. Raúl confunde la flor con una ametralladora. La Dama de Blanco le apunta al pecho con la flor, y le exige la libertad de los presos de conciencia.

Raúl le ruega:

- ¡No dispare! ¡Le prometo que ahora mismo voy a liberar a todos los presos políticos!

- ¡Abajo Chávez! ¡Viva Bush! – Vocifera Fidel, mirando fijamente a la Dama de Blanco.

En ese momento aparece en escena el fantasma de Nicolae Ceausescu, con el cuerpo ensangrentado de pies a cabeza. El ex dictador de Rumanía, bamboleándose, se acerca a Raúl, y le susurra al oído:

- No te preocupes. Ni tú ni Fidel morirán, por ahora, porque tú puedes hacer lo que no pude realizar yo cuando soldados del pueblo rumano nos ajusticiaron, a tiros, a Elena y a mí, el 25 de diciembre de 1989.

La Dama de Blanco vocea un nombre, que corea repetidas veces la multitud:

¡Viva Orlando Zapata Tamayo!

¡Viva Hitler! – Brama Fidel.

Raúl, tranquilizado por lo que puede hacer que no pudo llevar a cabo Ceausescu, deja de llorar. Ríe socarronamente, se da un trago de ron, y les manifiesta, recuperando su tono autoritario, al representante del pueblo y a la Dama de Blanco:

- Ja-ja-ja, bien aconsejado por el camarada Ceausescu, voy a urdir algo que les impedirá ajusticiarnos a Fidel y a mí, y que me permitirá mantener en las cárceles a los presos políticos.

- ¿Qué? – le preguntan la Dama de Blanco y el representante del pueblo cubano.

- Despertarme – les responde Raúl.

Y, tras un largo ronquido, se despierta.

lunes, 18 de julio de 2011

FIDEL Y LOS MACHETES DE RAÚL

Autor: Héctor Peraza Linares

Periodista, escritor
Ex preso político cubano exiliado en España

hector.peraza.linares@hotmail.com
http://www.hectorperaza.blogspot.com/

Madrid, 7 de abril de 2008

(Lo publiqué en mi blog el 7 de abril de 2008. Por su actualidad, lo reproduzco).



Fidel - Raúl, creo que con tu consigna de acabar con las prohibiciones absurdas has cometido un tremendo error que nos va a traer muy malas consecuencias.

Raúl - ¿Lo dices porque haya liberado la venta de celulares?

Fidel - ¡Por supuesto que no! Para algo tenemos al joven Ramirito Valdés de Ministro de Informática y Comunicaciones: ¡para que le pinche el teléfono a los que compren un celular! ¡Lo que el pueblo hable por los celulares lo conoceremos nosotros!

Raúl - ¿Estás enojado porque he autorizado que los cubanos de la isla puedan alojarse en nuestros hoteles turísticos?

Fidel - ¡En lo absoluto, chico! Esa medida está muy bien porque les sacaremos de los bolsillos los dólares a los gusanos que reciben remesas de los familiares que tienen en el extranjero. Esa gentuza a partir de ahora no hará más el amor en nuestras revolucionarias, cochambrosas, piojosas, chinchosas, moscosas, mosquitosas y cucarachosas posadas. ¡Ahora lo harán en nuestros hoteles! ¡Pero tendrán que pagarnos, a ti y a mí, el hospedaje en pesos convertibles, divisas que de inmediato ingresaremos en las cuentas secretas que tiene la revolución, es decir, que tenemos tú y yo, en Suiza!

Raúl – (dudoso) Otra prohibición absurda a la que he puesto fin es a la venta de televisores. ¿Es ese el tremendo error de que me hablas?

Fidel - ¡Ni mucho menos! Es lo mejor que has hecho. Lo perfecto para nosotros será que en Cuba, en cada casa, lleguen a haber no menos de quinientos o seiscientos televisores. De ésa forma mis reflexiones, tus discursos y las noticias que nos interese difundir, aquellas que hablen mal de los gobernantes norteamericanos, y bien de nosotros dos, las haremos llegar a los más recónditos rincones de los hogares cubanos, y, por lo tanto, a los cerebros de todos los cubanos. Ya lo dijeron sabiamente Aristóteles y El Bobo de Abela: “Los cerebros del pueblo están dentro de las casas y las casas están dentro de los cerebros del pueblo”. ¡He dicho!

Raúl – (aplaudiendo las palabras de Fidel) - Papá, ¡eres un genio como Aladino!

Fidel – (haciendo un ademán con la mano para que Raúl deje de aplaudirle) – ¡Más bien como El Padrino! ¡Yo soy Vito Castrone!

Raúl - ¡Y yo tu hijo, Fredo Castrone!

Fidel - Además, hijito, no olvides que la televisión puede existir sin la revolución, es decir, sin nosotros dos, pero que nosotros dos ¡no duraríamos ni dos días en el poder sin el poder de la televisión!

Raúl - (rompe en nuevos estruendosos aplausos y en gritos de consignas antinorteamericanas como la siguiente:

¡Padrino, seguro, a los yanquis dale duro!).

Fidel – (grita, en medio de los atronadores aplausos y de la chillería de Raúl) -¡Eso lo descubrí en 1959 cuando el presidente Urrutia quiso tumbarme del caballo!

Raúl (enfervorizado) - ¡Padrino, seguro, a los yanquis dale duro!

Fidel - ¿Qué hice ante la provocación de Urrutia? ¡Me aparecí en un programa de televisión y dije, amenazadoramente, que yo iba a renunciar al cargo de Primer Ministro! ¡A partir de esa noche nació un amor eterno entre la televisión revolucionaria cubana y yo! ¡En Cuba la revolución y la televisión soy yo! ¡De ahora en adelante, la televisión y la revolución, en este país, seremos tú y yo! Te repito: ¡Lo mejor que has hecho es liberar la venta de televisores! ¡Te felicito, hijito!

Raúl - ¡Viva la televisión revolucionaria!

Fidel - ¡Viva la revolución televisionaria!

Raúl - ¡Viva Don Vito Castrone!

Fidel - ¡Viva yo!

Raúl – (medio ronco de tanto gritar) ¿Tu inquietud se debe a que dentro de unos días autorizaré la venta libre de guatacas?

Fidel – (sonriente) ¡No! ¡La revolución, es decir, tú y yo, lo que necesita, precisamente, es contar con cientos de miles y, si es posible, con once millones de guatacas dentro de la isla! Es un asunto matemático: a más guatacas, tracatanes, chicharrones, halalevas o adulones que hablen siempre bien de la revolución, es decir, de nosotros dos, y mal de nuestros enemigos, más tiempo estaremos en el poder. ¡Vivan las guatacas y los guatacas!

Raúl - ¡Vivan las guataconas y los guatacones!

Fidel - ¡Vivan los chicharrones, tracatanes, y cargabates que nos mantienen en el poder a ti y a mí!

Raúl – (trepándose encima de la cama de Fidel) ¡Vivan los chicharrones y las chicharronas, los tracatanes y las tracatanas, los cargabates y las cargabatas!

Fidel – Querido Fredo, casi todo lo que has liberado hasta ahora está muy bien, hijo mío. Casi todo. El mundo entero es testigo de que estamos democratizando a Cuba y llenándola de Derechos Humanos a través de la venta libre de tibores, palanganas, bateas de madera, cazuelas, güayos y hojas de mazorcas de maíz para hacer tamales, alicates, betún para los limpiabotas, bombas de aire para los poncheros, sacacorchos, herraduras de caballos, de mulos, y de burros, cubos, tinajas, chancletas de palo, palillos de dientes, yaguas matamoscas, cortauñas, calzoncillos y blumers matapasiones, trompos, papalotes, y guatacas.

Raúl - ¡Vivan las guataconas, los guatacones, los transguatacones y las transguataconas!

Fidel – Te digo que casi todo lo que has liberado está muy bien hecho. No te digo que todo lo que has liberado está muy bien hecho. Hay algo que está muy mal hecho.

Raúl – (con cara de perplejidad) ¿Qué dices, padrino?

Fidel – ¡Lo que oyes, Fredo! Al poner en práctica tan gigantesca, descomunal y pragmática democratización que nos convierte de hecho, pecho, techo, ketchup, cohecho y de derecho en el país de mayor democracia en el planeta tierra y, probablemente, en el universo, muy especialmente a causa de haber liberado la venta de tibores, palanganas, bateas de madera, calzoncillos y blumers matapasiones, tiraflechas, palitos de tendedera, palillos de dientes, papalotes y sacacorchos, has cometido, querido Raúl, digo, querido Fredo, un tremendo error que le traerá a la revolución, es decir, a ti y a mí, unas terribles consecuencias. Vaya: ¡Qué se te ha ido la mano!

Raúl – (cariacontecido) ¿Qué se me ha ido la mano?

Fidel – (enojado) - ¡Sí! ¡Has liberado algo que nos puede costar y cortar nuestras cabezas!

Raúl – (acongojado, al borde un ataque de nervios) ¿Qué he liberado que nos puede costar y cortar nuestras cabezas, padrino mío!

Fidel – (acremente y dando, desde la cama donde está postrado hace más de un año, puñetazos en el aire a invisibles enemigos) - ¡Los machetes!

Raúl – (incrédulo y turbado) ¿Los machetes?

Fidel – (rotundo) ¡Sí, comebola! ¡Los machetes!

Raúl – (hecho un mar de lágrimas) Pero, padrinito, si la gente lo que hará con los machetes será cortar caña y marabú, chapear y tumbar cujes para las casas de tabaco. Esos trabajos nos reportarán más dólares para ti y para mí, es decir, como tú dices, para la revolución, que ingresaremos en nuestras cuentas en la banca Suiza.

Fidel – (furioso y extenuado por los cuatro golpes que tiró a los invisibles enemigos) ¡No te das cuenta de lo que te digo, hijito! ¡Qué corto de entendederas eres! ¡Los Corleones tuvieron la desgracia de tener en la Familia al tonto de Fredo! ¡La mía disgrachia es que tú seas mi Familia completa!

Raúl – (llorando a lágrima viva delante de un espejo) ¡No me regañes así, padrino!

Fidel – (se encoleriza tanto que una enfermera le pone, para calmarlo, una inyección de diazepán) - ¡No llores, que ya hace varios años que fusilamos a Ochoa!

Raúl – (haciendo pucheros) Pa pa pa padrino, ¿por qué dices que el pueblo nos va a cortar las cabezas a ti y a mí con los machetes que he puesto en venta libre?

Fidel – (rotundo) ¡Porque los machetes son un símbolo para el pueblo cubano!

Raúl – (sollozante) ¿Qué símbolo, papaíto Castrone?

Fidel – (en tono y con gestos de profesor de escuela primaria ante un alumno poco inteligente) ¿Has leído, criatura de mía famillia, algo de la Historia de Cuba?

Raúl – (entusiasmado) - ¡Me conozco de memoria los dibujos animados de Elpidio Valdés!

Fidel - ¿Sabes que el arma de guerra de los mambises era el machete?

Raúl – (contento) ¡Sí, sí, sí lo sé!

Fidel – (con gesto irónico) ¿Sabes que los mambises, cuando iniciaban una carga al machete contra los soldados españoles, gritaban: ¡A degüello!

Raúl – (muy alegre) ¡Sí, padrinito, sí, sí lo conozco! ¡A arrancapescuezo!

Fidel – (entornando los ojos y frunciendo el entrecejo) ¿Acaso ignoras que los mambises luchaban por la libertad de Cuba?

Raúl – (orgulloso de sus grandes conocimientos de Historia de Cuba) - ¡No, no, no, no, no lo ignoro!

Fidel – (en tono amenazador con el dedo índice temblándole y apuntando hacia la cabeza de Raúl) - ¿Te das cuenta ahora, Fredito, del tremendo error que has cometido al autorizar la venta libre de machetes?

Raúl – (turbado) – No, no me doy cuenta, padrinito mío caríchimo.

Fidel – (de nuevo furioso y a punto de coger a Raúl por el cuello) - ¡Fredito, digo, Raulito, será posible que seas tan mentecato, criaturita de mía famillia?

Raúl – (de nuevo llorando a moco tendido) – ¡Mío padrinito, es que no sé lo que me quieres decir!

Fidel – (tres hermosas enfermeras se encargan de tranquilizarlo, para lo cual una le hace el cuento de Blanca Nieves y los Siete Enanitos; otra, el de la Cucarachita Martina y la tercera, como música de fondo, le canta La Internacional) Mijito, ¡será posible que tú no sepas que en Cuba no hay libertad desde que estamos nosotros dos en el poder?

Raúl – (secándose las lágrimas con un pañuelo de Christian Dior) ¡Eso sí lo sé, papaíto Castrone!

Fidel – (a duras penas conteniendo su mal humor) ¿Qué es lo que sabes, chico?

Raúl - ¡Que en Cuba, desde que tú y yo estamos en el poder, no hay libertad!

Fidel – (encolerizado) - ¡He ahí el quid de la cuestión! ¡Por esa razón el pueblo cubano, con los machetes que tú has puesto en venta libre, nos degollará a ti y a mí al grito de: ¡A degüello!

Raúl – (atemorizado y queriéndose meter debajo de la cama donde está tendido Fidel) ¡Don Vito Castrone, padrinito, papaíto mío, tengo miedo de que el pueblo me arranque la cabeza!

Fidel – (los ojos virados en blanco, acariciándole la cabeza a Raúl) – No temas, Fredo. No temas. No nos cortarán las cabezas. ¡Jamás de los jamases lo consentiré! Puedes estar tranquilo, mío caro fillo.

Raúl – (al fin logra meterse debajo de la cama de Fidel) - ¿Qué harás para impedir que el pueblo nos corte las cabezas, padrinito de la Castrone famillia?

Fidel – (mesándose la barba y abriendo desmesuradamente los ojos) - ¡Para impedir que el pueblo nos degüelle, te autorizo desde este momento a que autorices la venta libre de once millones de fusiles ametralladoras AK y de decenas de millones de balas para esas armas!

Raúl – (sacando, como una tortuga, la cabeza de debajo de la cama de Fidel) Pero, padrinito Don Vito Castrone, mío caro papaíto, ¿no te das cuenta que si hacemos eso el pueblo nos meterá millones de balas en el cuerpo, tal como le hicieron en 1989, en Rumania, a Ceaucescu y a Elena, su mujer?

Fidel – Pero, ¡no nos cortarán las cabezas con tus machetes!

Nota: Autorizo la reproducción siempre que no se modifique el contenido y se acredite mi autoría con mi nombre y apellidos, email y nombre de mi blog.

viernes, 8 de julio de 2011

RAÚL DESHOJA LA MARGARITA

Autor: Héctor Peraza Linares
www.hectorperaza.blogspot.com
hector.peraza.linares@hotmail.com
Desde un lugar de Madrid,
madrugada del 8 de julio de 2011


Raúl, sentado frente a la cama donde convalece Fidel, se entretiene en deshojar una margarita:

Raúl: (Al tiempo que arranca los pétalos, uno a uno) Me quiere. No me quiere. Me quiere. No me quiere.

Fidel, se despierta. Escucha lo que está diciendo Raúl. Con enfado, le pregunta:

Fidel: ¿Qué rayos haces, chico? ¿Estás enamorao, y no sabes si te quieren o no?

De pronto, Raúl, tras arrancar el último pétalo, lanza un grito desgarrador:

Raúl: ¡Noooooooooooooooooooooooo!

Fidel: (Dando un puñetazo en la almohada) ¡No qué, chico!

Raúl: (Ahogado en sollozos) ¡No me quiere! ¡No me quiere!

Fidel: (Dándole dos galletazos a su hermano para que deje de llorar) ¿Quién demonios no te quiere? Recuerda que, desde el punto de vista marxista-leninista-estalinista-maosetunista-gadafista-hijuntaísta-evomoralista y chavista, quien no te quiere a ti, no me quiere a mí. Por lo tanto, dime inmediatamente quién no te quiere e, ipso facto, ordenaré que le pasen por las armas en el paredón de fusilamiento.

Raúl: (Gracias al par de galletazos, ha dejado de llorar) ¡La margarita me ha dicho que el pueblo no me quiere! Y si el pueblo no me quiere a mí, como tú acabas de decir, desde el punto de vista marxista-leninista-chavista-trujillista-somocista-hitlerista-kin-il-sunguista – king konguista y sandinista …¡tampoco te quiere a ti!

Fidel: (Sacando la pistola Makarof y tirando cuatro tiros al aire) ¡Aquí no hay margarita
ni margarito ni mariquita ni mariquito ni Nikito ni Nikita lo que se da no se quita, que diga que el pueblo no me quiere a mí! ¡Eso está terminantemente prohibido por nuestra hiper-extrasuper-democratísima, de talla grande, Constitución Socialista!

Raúl: Pero, Papaísimo mío, no podemos llevar al paredón a los casi doce millones de habitantes de este país.

Fidel: Entonces trae otra margarita, y deshójala a ver qué pasa. (Sonriendo socarronamente) Quizás la que tú cogiste la mandó la congresista Ileana Ross Lethinen, Aznar o la Merkel.

Raúl, deshoja otra margarita; pero, el resultado es el mismo. Fidel, le ordena a un agente del G-2 que traiga un saco con no menos de mil o dos mil margaritas. Llegan las flores. Raúl las deshoja una por una y, siempre, el último pétalo coincide con la frase: no me quiere.

Al tiempo que frunce el ceño, se mira la punta del dedo gordo del pie derecho con el ojo izquierdo, y se rasca el ombligo con el cañón de la Makarof, que sostiene por la culata con ambos codos, las dos orejas y los tres tobillos, porque lleva uno de repuesto, Fidel le dice a Raúl:

Fidel: Tenemos que hacerle trampa a la margarita.

Raúl: (lanzando una carcajada) Se me había olvidao que eres el tramposo más tramposo que existe en el mundo del hampa, digo, de la trampa.

Fidel: (Cogiendo a Raúl por el cuello de la camisa y zarandeándolo) Pero, fíjate bien, Alfredo, filli mío, mi caríchimo filli de la familia castroni, en lo que te voy a decir pa que no falles: cuando te falten cuatro pétalos por deshojar, di la frase “no me quiere”, y arranca tres pétalos de una sola vez. De esa manera, el último pétalo corresponderá inexorablemente, mal que le pese a la mafia de Miami, y a la Lethinen, al: “me quiere”.

Raúl: Padriníchimo mío! Eres un bárbaro, caballón.

Fidel: I’m the best!

Raúl: You are the beast!

Fidel: Más grande que yo ni Sandokan. Soy el tigre de la Cubasia.

Raúl: La Cuba y la Bestia.

Fidel:

Chicose alada tanganikática mi efripa
de calicanto la ditirambiticó
chupó del chapo la pitírrica
chiripa, chipirondó.

Raúl:

Ay ara tom pa tan tom
trombón ti ri pon gón
chivichaniclena
timbirichandi bicitaxón
tum pena tumpi trompón
ay ara pon ta tan pom
margariti chiviricón.

Fidel: Manos a la obra. Agarra una margarita, y has lo que te he dicho.

Raúl, coge por el tallo a una margarita:

Raúl: Me quiere. No me quiere. Me quiere. No me quiere.

Inesperadamente, entra Chávez en la habitación. Raúl, interrumpe lo que estaba haciendo.

Chávez: (dirigiéndose a Raúl) He venido corriendo de Venezuela, porque me he enterado de que estás deshojando la margarita para saber si el pueblo te quiere o no, y, por lo tanto, para saber si el pueblo quiere, o no, a Fidel. ¡Y eso tiene truco!

Raùl: No te preocupes, chavito. Ya Fidel ha descubierto una trampa pa que siempre la margarita que deshoje me diga que el pueblo me quiere.

Fidel: (Regañando a Chávez) ¡No podías tú ser más inoportuno, chavernícola! Gracias a una dialéctica solución que he inventado, todas las margaritas del mundo siempre le responderán a Raúl, a ti, a mí, a Evo, y a quien nos dé la gana de darles el secreto, ¡que el pueblo nos quiere!

Chávez: ¡Mi hermano, estás en un grave error! La trampa de la respuesta de la margarita nos la han preparado Ileana, Aznar y la Merkel.

Fidel: ¿Qué dices, Chavecantropus? ¡Aquí la única trampa que vale es la mía, que pa eso soy el Comandante en Jefe de los tramposos, mafiosos, hamposos, camorrosos, drogadictosos, marañosos, mentirosos, triquiñuelosos, intrigosos y criminalosos del mundo entero!

Raúl: Te faltó por decir, también, los mariposos.

Fidel: ¡Yo con los mariposos no quiero ni el menor de los tiki tiki!

Chávez: ¡Saben ustedes cuál es el peligro mortal del deshoje de la margarita que nos ha preparado el imperialismo norteamericano asociado al aznarismo y al merkelismo?

Fidel: (intrigado) Acaba de decirnos lo que sea, cuando sea, pa lo que sea y donde y con quien sea de la dichosa margarita Thatcher. ¡Si yo hubiera sido inglés, yo habría deshojado a la Margaret Thatcher!

Chávez: A propósito, les voy a recitar lo último que hice en mi programa Aló Presidente.

El dictador venezolano se pone a declamar dándose, de vez en cuando, golpes en el pecho, y profiriendo aullidos selváticos:

Margarita,
está fea la mar,
y el viento lleva
la esencia sutil
de Aznar.

Margarita, te iba
a contar un cuento,
pero no te lo puedo contar
porque a Raúl y a Fidel,
si te deshojan,
¡Se los va a llevar el viento!
como quieren
la Merkel, la Ileana y Aznar.

Raúl, emocionado, aplaude. Fidel, gruñe. Tras el gruñido, le ordena a Chávez:

Fidel: ¿Qué lío te traes con la margarita, Chavecuaternario?

Raúl: Eso. Eso. ¡Qué cuando llegaste ya yo estaba a punto de lograr que la margarita me diera el sí me quiere el pueblo!

Chávez: Les voy a hacer una pregunta, compadres. ¿Dónde está la Isla Margarita?

Fidel: Al noreste de Venezuela.

Chávez: ¿Quién es el presidente, Comandante en Jefe, Primer Ministro, sabio entre los sabios, primero en todo, secretario de todo, jefe de todo y mandamás de todo, en Venezuela?

Fidel y Raúl: ¡Tú!

Chávez: Eso quiere decir, que si la Isla Margarita pertenece a Venezuela, y si yo soy, como soy y seré, por los siglos de los siglos, el que más manda en ese país, pues, por simple lógica, yo soy el que conoce todos los secretos de la margarita. ¿Es o no es?

Raúl: ¡Es!

Fidel: ¡Qué así sea!

Raúl: ¡Ora Pro Nobis!

Fidel: ¡Seculum Seculorum!

Raúl: Aedes Aegyptis.

Fidel: El que no rabota no manduka.

Raúl: Qui s’est rascum et porque le pikum.

Fidel : In nomine de mío filli, y de menda que soy il padrini.

Chávez: El secreto, mis queridísimos receptores gratuitos de mi petróleo y de mis petrodólares, de la margarita es …

Fidel: ¿Es qué?

Raúl: ¿Quo Vadis? ¿Where are you going? ¿Adónde vas?

Chávez: Es que, si la margarita, al deshojarla, finalmente te responde: no me quiere, no quiere decir que el pueblo no los quiera a ustedes.

Raúl: Nié purimayu. Yo no comprender, tobarich.

Fidel: ¿Quiere decirum que pueblum nos quierin a nusutris?

Chávez: No. En ese primer caso, lo que la margarita quiere decir es que, el pueblo cubano, no los quiere a ustedes, a ninguno de los dos, vivos.

Fidel: ¿Y cómo es que nos quiere el pueblo, chaveztoceno?

Chávez: Muertos.

Raúl: ¿Muertos?

Chávez: Ni más ni menos.

Fidel: Qué bruto eres, Chavecenozoico. A nosotros no nos interesa que la margarita nos responda que el pueblo no nos quiere, sino, todo lo contrario: lo que nos interesa es que la respuesta sea: me quiere, es decir, que el pueblo quiere a Raúl, y, por lo tanto, me quiere a mí, y a ti, y a Evo.

Raúl: Eso. Eso. Chavecillo, hazle caso al padrino.

Fidel: Y pa que la dichosa margarita le responda a Raúl, sin dudarlo ni un segundo: me quiere, es que yo inventé una trampa mediante la cual su respuesta siempre será la que nos conviene, y no esa que tú dices.

Chávez: ¡Ahí es donde está el truco Aznariano, merkeliano, Ross Lethiniano!

Fidel: ¿Qué truco, chavesaurio?

Chávez: Es que cuando la margarita le responda a Raúl: me quiere, eso no quiere decir que el pueblo los quiera a ustedes, ni que me quiera a mí, ni que quiera a Evo.

Raúl y Fidel: (Perplejos) ¿No?

Chávez: Claro que no. Lo que quiere decir esa frase, no es que el pueblo nos quiere
como ustedes se imaginan.

Fidel y Raúl: ¿Y cómo nos quiere el pueblo?

Chávez: ¡Muertos!

Fidel: Ahora comprendo: no me han podido matar con cientos de miles de atentados, y se han decidido a darme una muerte ridícula, que los diarios sacarán, en primera plana, bajo el título:

MUERE FIDEL A MANOS DE MARGARITA


Chávez: (Haciendo gestos con las manos)

Margarita,
ya que lejos de mí vas a estar,
en unión de la Merkel, Ileana, y Aznar,
guarda, florecita,
un senil pensamiento
al que un día,
a través de Aló Presidente,
te quiso contar
un cuento.

Fidel: (Contagiado con Chávez):

Margarita,
Thatcherita o Merkelita,
Aznarita o Ross Lethinita:
no permitas que yo muera,
¡A manos de un mariquita
que se llama Margarita!

Raúl: ¡Eso! ¡Eso!



Nota: Por Derecho de Autor, autorizo la publicación de esta sátira, siempre que se haga sin modificación alguna, y adjuntando mi nombre y apellidos, mi email y blog.

viernes, 25 de febrero de 2011

MONÓLOGO DE CASTRO Y LAS DOSCIENTAS VÍRGENES DE GADAFI

Autor: Héctor Peraza Linares
hector.peraza.linares@hotmail.com
www.hectorperaza.blogspot.com
Madrid, viernes 25 de febrero de 2011

La gusanera está revuelta con lo de Egipto y Libia como si yo fuera el tonto de Mubarak o el loco de Gadafi yo sé que están buscando a un loco dicen que estoy como una cabra creo que falta ya muy poco pa que me metan en una jaula el loco soy yo y estoy aquí y tengan cuidado los opositores a mi dictadura que pueden morir igual que están muriendo los contrarrevolucionarios en Libia Berlusconi no sabe lavar y guardar la ropa quiero bailar el Waka Waka con Shakira los políticos tenemos que ser previsores a Camps presidente de la Comunidad Valenciana en España por tres tristes trajes que alguien le regaló los socialistas de Zapatero le quieren meter cadena perpetua dice el dicho que todos los días sale un tonto a la calle le voy a proponer a la Merkel que se case conmigo si me da el sí me convertiré por extensión en el consorte de la presidenta alemana no no quiero tener cargos de conciencia la Gaga está loca por mí me dice en una de sus canciones you know that I want you and you know that I need you I want a bad your bad romance ga-ga-ooh-la-la-lá si la Gaga la Shakira la Paris la Penélope la Kournikova la Pataki o la Trinidad Jiménez se enteran de que me he casado hacen un pacto entre ellas y se suicidan como fan del Reguetón que soy les daré un latigazo ellas se están buscando un fuetazo Berlusconi y yo no tenemos la culpa de ser tan sexy a mí me queda gasolina pa rato soy un fan del Reguetón a ella le gusta la gasolina dame más gasolina viva el PPG je je je a Zapatero no le gustará que le dé vivas al PP G Raúl está engrasando los tanques pa cañonear al pueblo cuando la gente aquí pida nuestras dos cabezas le he dado banda ancha pa que les diga pa que les diga porque soy fan del Reguetón los espero en la esquina del Seven Eleven les voy a dar 24-07 les voy a poner el grillete le advertí que si la gente se tira a la calle que tire él a la calle los tanques que calle a los periodistas independientes a los blogueros a los grupitos de música gusana como el llamado Porno para Ricardo aquí los únicos que podemos ver películas porno porque el marxismo-leninismo nos tiene vacunados contra el virus imperialista de la pornografía somos yo Raúl los miembros del Buró Político y los generales de las FAR a mí y a Berlusconi nos gustan las mujeres sádico-masoquistas qué suerte tiene el Sarkozy tremenda mujer la Bruni Quelqu’un m’a dit que calle a la calle yo tengo una vecina que se ha vuelto loca se ha vuelto loca loca por saberlo todo casi vende hasta la ropa un político tiene que tener calle y a ti te encontré en la calle ni Mubarak ni Gadafi ni Berlusconi ni Camps tienen calle Sarkozy tampoco yo si tengo tremenda calle de mi época de graffitero del Hip Hop de gatillero de gatillo alegre de killer de hit man de La Habana y Caracas se lo dije coño que sí que se lo dije no me jodan más al periodista gringo Joffrey Goldberg que el sistema cubano ya no funciona no funciona porque ya yo no soy el Presidente ni el Comandante en Jefe no funciona porque el comunismo no sirve pa na’ no sirve pa na’ no hay un rumbero como Bembelequa te digo que toca con más fundamento pa’ Shangó y Obatalá Ogún o Yemayá no hay un rumbero como Bembelequa y Bembelequa soy yo soy el tigre de Shakira cuando me canta yo soy loca con mi tigre loca loca loca soy loca con mi tigre loca loca loca le dije a Raúl qué le meta balas hasta a los perros callejeros si se atreven a ladrarnos Tiananmén será una niña de teta en comparación con la carnicería que vamos a armar aquí si la gente se tira a la calle a protestar a exigir nuestra renuncia y de qué van van yo me montaré en un tanque a cuarenta kilómetros del frente de combate como hice en Girón lo importante es la foto cantaré suéltate mami ven y perréame prontéame que yo soy Castro el duro el Papi Chulo no sé cómo decirle a la Britney Spears que pa mi la Princesa del Pop es la Gaga la traumatizará son tantas las divas que me pretenden Beyoncé Shaki Madonna Cristina Aguilera por mi estilo de político reguetoniano cuando canto tengo más control que una palanca de Atari tengo más babilla que el mafioso John Gatee estoy rankiao y arrebatao a Ochoa lo acusé de mula y lo fusilé bachata bomba blin blin estoy a otro nivel le dije a Raúl que si Chávez le pregunta por mí le diga que yo ando con mi gata en el patrulleo mi hermano no tiene guasa no tiene valor es un guasa guasa voy a cantar el Reguetón que compuse pa Kadafi tú no tienes bacheo ponte un percing ponte un percing guayando sudando perreando bellaqueando hasta que se rompa el cuero hasta que no puedas resistir más no hagas como Mubarak kada te has quedao al garete a capela dale fuácata a la gente suavemente you con el dembow al son del flow bachata bomba blin blin paticas pa que te quiero frontea corre con aire de grandeza no pares hasta Cuba sin la jaima ni el camello gatillero y traéme de regalo tus doscientas guardaespaldas vírgenes.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

CASTRO EN CALZONCILLOS

Autor: Héctor Peraza Linares

hector.peraza.linares@hotmail.com
www.hectorperaza.blogspot.com
Madrid, martes 7 de diciembre de 2010



Fidel: ¡Tengo la solucion!

Raul: ¿Qué solución?

Fidel: ¿Es cierto, o no, que necesitamos hacer caja?

Raúl: Cada día la gente tiene más hambre.

Fidel: Ése es el único General que nos puede tumbar del caballo.

Raúl: ¿Qué General?

Fidel: El General Barriga Vacía.

Raúl: Muchos militantes están renunciando a seguir en nuestro Partido.

Fidel: Hasta los cocheros de caballos nos hacen huelga.

Raúl: Como lo hicieron en Bayamo.

Fidel: Los bixitaxistas de Puerto Padre, La Habana, Bolondrón, Calimete, Batabanó y Pinar del Río, los han imitado.

Raúl: Si las huelgas de los cocheros y de los bicitaxistas se generalizan a todos los sectores de la economía, ¡la revolución se vendrá abajo!

Fidel: ¡Lo peor que nos puede pasar es que el pueblo se declare en huelga general!

Raúl: El G-2 me informa que en el país se oyen toques de cazuelas por todas partes.

Fidel: El toque de cazuelas es como el toque de tambores llamando a la guerra.

Raúl: Los espartanos decían: “Con el escudo, o sobre el escudo”.

Fidel: Los opositores dicen: “Con la cazuela, o sobre la cazuela”.

Raúl: ¡Estamos en candela!

Fidel: En la sala cinematográfica Camilo Cienfuegos, de Santa Clara, cientos de jóvenes proimperialistas, obedeciendo órdenes directas de Raúl Rivero, Carlos Alberto Montaner, Victor Rolando Arroyo, Antonio Díaz Sánchez, Harry Potter, Batman, Bat Simpson, Chaplin, Winston Churchill, Alejandro Magno, y Genghis Khan, destrozaron las butacas del cine porque no les permitimos ver el partido de fútbol entre el Real Madrid y el Barça.

Raúl: El Real Madrid es el mejor equipo de fútbol del mundo.

Fidel: El mejor del universo es el Barça.

Raúl: (sacando la pistola) ¡Al que no sea del Madrid, le meto nueve balazos!

Fidel: (desenfundando la Makarof) ¡Mato a quien sea del Madrid!

Se apuntan con los cañones de las calibres cuarenta y cinco.

Una enfermera les da un vaso de tila. Se calman. Enfundan las armas.

Enfermera: (en voz baja, tapándose la boca con la palma de la mano) ¡Si se hubieran disparado entre sí, el Madrid y el Barça hubiesen acabado con el comunismo en Cuba!

Raúl: A diario, desde la Punta de Maisí hasta el Cabo de San Antonio, nacen cientos de organizaciones contrarrevolucionarias.

Fidel: Las Damas de Blanco.

Raúl: Laura Pollán.

Fidel: Reina Luisa.

Raúl: ¡Biscet, y los once, que no dan su brazo a torcer!

Fidel: El Coco Fariñas.

Raúl: Roca.

Fidel: Yoanis.

Raúl: Los blogueros y blogueras.

Fidel: Fernandito, el cantante.

Raúl: María Antonia Hidalgo.

Fidel: ¡La presidenta de FLAMUR!

Raúl: Francisco Pastor Chaviano.

Fidel: ¡Darsi y su mujer!

Raúl: El CID de Huber.

Fidel: Payás, Varela, y Heredia.

Raúl: Antúnez.

Fidel: ¡Hablemos Press!

Raúl: Los hermanos Rodríguez Lovaina.

Fidel: Los hermanos Sigler.

Raúl: Maceda.

Fidel: Gómez Manzano.

Raúl: Zapata.

Fidel: ¡Hay en la isla más opositores y opositoras que miembros de nuestro Partido Comunista!

Raúl: Lo peor es que el pueblo nos está perdiendo el miedo.

Fidel: Al cantante Gorki, el guitarrista Ciro Díaz, y el bajista Hebert Domínguez, del grupo Porno Para Ricardo, los metimos en una estación de policía. Cometieron el criminal delito, en Punta Brava, de pretender cantar canciones contrarrevolucionarias a favor de los Derechos Humanos.

Raúl: Ese grupo debe llamarse Porno Para Raúl.

Fidel: Porno Para Fidel.

Raúl: Ni pa ti, ni pa mí: Porno Para Raúl y Fidel.

Fidel: Tenemos que matarle el hambre al pueblo.

Raúl: Eso lo dijo Pánfilo. Tú me ordenaste que lo metiera en el Psiquiátrico de Mazorra.

Fidel: Pánfilo, es el borracho más claro del mundo.

Raúl: Hace veinte años te dije lo mismo que ha dicho él.

Fidel: ¿Qué fue lo que me dijiste? La memoria me está patinando.

Raúl: Que los frijoles son más importantes que los cañones.

Fidel: Cierto. Lo recuerdo. Pensaba ponerle una medalla a Pánfilo. Te la pondré a ti. Mejor aún: le pondré una a él, y otra a ti. Ustedes, los borrachos, cuando están jumaos, dicen la verdad.

Raúl: ¡Aquí lo que hace falta es jama, asere!

Fidel: Te repito: ¡Tengo la solución!

Raúl: ¿Le pedirás a los Reyes Magos, que nos resuelvan el problema?

Fidel: Voy a llevar a cabo mi plan estratégico contra el General Barriga Vacía.

Raúl: ¿Qué plan?

Fidel: En pocos días ganaremos cientos de miles de millones de dólares.

Raúl: ¿Con la droga?

Fidel: No.

Raúl: ¿Vendiéndole, a los jeques árabes del petróleo, miles de jineteras para sus harenes?

Fidel: Nijay con CocaCola.

Raúl: ¿Frotando la lámpara de Aladino para pedirle al Genio nuestros tres sagrados deseos: dólares, dólares, y más dólares?

Fidel: Jamás de los jamases. Nuncás de los nuncases.

Raúl: ¿Cómo lo harás?

Fidel: ¡Mediante un calzoncillo hilo dental!

Raúl: ¿Podemos salvarnos gracias a un calzoncillo?

Fidel: Lo que oyes.

Raúl: Explícame eso, brother.

Fidel: ¿Qué produce más dinero a la conclusión de un año, y comienzo de otro?

Raúl: ¿El turismo?

Fidel: Negativo.

Raúl: ¿La venta de bebidas alcohólicas?

Fidel: De eso nada.

Raúl: ¿Las fábricas que producen viagras?

Fidel: ¡El Calendario Pirelli!

Raúl: ¿Qué es eso?

Fidel: Desde hace más de cuatro décadas, la italiana empresa de neumáticos Pirelli, al final de cada año, edita un calendario en el que aparecen, en poses sugerentes, excitantes, y eróticas, desnudas o semidesnudas, las más hermosas y bellas modelos y actrices del mundo.

Raúl: Detrás de esas modelos debe estar la mano de Berlusconi.

Fidel: La edición 2011 del celebérrimo Calendario cuenta con la participación del eximio fotógrafo y diseñador alemán, Karl Lagerfeld, quien ha retratado a cotizadas y codiciadas esculturales modelos y actrices de fama internacional, como Iris Strubegger, Daria Werbowy, Erin Wasson, Isabeli Fontana, Bianca Balti o Lara Stone, y también a las actrices Elisa Sednaoui y Julianne Moore, así como a las brasileñas Gracie Carvalho y Ana Beatriz Barros, y la fenomenal australiana Miranda Kerr.

Raúl: Son Divas.

Fidel: ¡Bestias! ¡Monstruos! Tremendas hembras. Son en total quince espectaculares bellezas que están locamente enamoradas de mí. Las Top Models han dado vida a ‘Mithology’, nombre del nuevo anuario, que en esta ocasión adopta como referente a las diosas, heroínas y dioses de la mitología greco-romana y que, por primera vez en su historia, incorpora también a hombres.

Raúl: ¡Los de Pirelli están piraos!

Fidel: Miles de millones de hombres compran, todos los años, dicho almanaque y se lo cuelgan del cuello.

Raúl: ¿Qué tiene que ver el calzoncillo con el anuario?

Fidel: La Pirelli vende, cada Calendario, en mil dólares.

Raúl: ¡Casi un billón de dólares gana anualmente con ellos!

Fidel: Ahí es donde entra a jugar mi calzoncillera estrategia.

Raúl: ¿Cómo?

Fidel: Le he propuesto a Langerfeld, que, con sumo gusto, apareceré en el Pirelli 2011, si la empresa italiana me da la mitad de las ganancias que el mismo reporte.

Raúl: ¿Qué te respondió?

Fidel: Ha aceptado mi oferta. Desde que me vio vestido con pijamas deportivos, se dio cuenta de que soy el hombre más sexy del planeta.

Raúl: ¿Es decir que, para el Pirelli 2011, el fotógrafo ha seleccionado a quince celebrities mudiales, y a ti?

Fidel: Tendré el honor de ser el sex-simbol universal que represente, en el Calendario, a Zeus.

Raúl: Dueño y señor de la morada de los dioses griegos. Ese es el cargo que te faltaba. El que nunca habías tenido hasta ahora.

Fidel: ¡Soy el Comandante en Jefe del Olimpo!

Raúl: ¡Eres omnipotente, omnisciente, omnipresente y omnidemente!

Fidel: Simbolizaré al soberano de los dioses del Olimpo, por las semejanzas que tenemos: ambos somos padres de los dioses y de los mortales; él porta un rayo como arma; yo, una pistola makarof. Él, es infinitamente prolífico. Yo, incansabe haciendo el amor. Los dos usamos barbas.

Raúl: Zeus, es inmortal.

Fidel: Yo, también.

Raúl: El Dios de los dioses olímpicos, es el rey del Cielo.

Fidel: Yo, el monarca absoluto y todopoderoso de la Tierra. Aunque El Caballero de Paris, a causa de su enajenación mental, se jactaba de poseer tan divinos atributos que solamente me corresponden a mí.

Raúl: Mi divinísimo y Olímpístico hermano: ¿Qué mes te corresponderá?

Fidel: Seré la gran sorpresa de la 38 edición del Calendario.

Raúl: ¿Por qué serás la gran sorpresa?

Fidel: Debido a que cerraré el Pirelli 2011 mostrando, en la página del mes de diciembre, mi hercúleo cuerpo artísticamente retratado por Karl Lagerfeld.

Raúl: ¿Y cómo aparecerás en esa foto inmortal?

Fidel: ¡En calzoncillos de hilo dental!

Raúl: ¡Miles de millones de mujeres comprarán el Lunario por verte posando, en paños menores, con el hilo dental metido entre las divinas orillas del canal de Panamá!

Fidel: Me declararán “El Modelo del Año”, como lo fue, en 2009, la hermosísima británica Rosie, conocida a nivel mundial por su trabajo para Victoria’s Secret.

Raúl: Saldrás en las portadas de revistas como PLAYBOY, HOLA, INTERVIÚ, y muchas otras de la prensa del corazón y del cotilleo.

Fidel: Debo hacerlo por la Patria Socialista; sin embargo, hay algo que me preocupa.

Raúl: ¿Qué?

Fidel: Al ver la fama que cogeré entre las mujeres a nivel mundial, Shakira, Paris Hilton, Lady Gaga, Britney Sepears, y hasta la super-bella Trinidad Jiménez, Ministra de Exteriores de España, se pondrán celosas, y romperán sus compromisos de casarse conmigo.

Raúl: ¿Qué haría, Marx, si resucitara y viera el sacrificio que llevarás a cabo con el fin de perpetuar el comunismo en Cuba?

Fidel: Le cambiaría el nombre al marxismo-leninismo.

Raúl: ¿Cómo lo llamaría?

Fidel: ¡El marxismo en calzoncillos!


Aviso: Autorizo la publicación de esta sátira siempre que debajo del título aparezca mi nombre y dos apellidos, email y blog. El autor.

.

sábado, 13 de noviembre de 2010

SUEÑO

Con una Cuba, donde los niños y las niñas:



No tengan que ofrecer su cuerpo a un forastero por un helado, o una medicina.

No aprendan en las escuelas a odiar a quien piense diferente.

No quieran ser como el asesino Che.

Canten, en escuelas y actos, un solo himno: el de Perucho Figueredo.

No sean politizados.

Vuelvan a esperar con ilusión la llegada de los Reyes Magos.

Tengan juguetes.

Desayunen.

Merienden.

Almuercen.

Merienden.

Coman.

Ingieran jamón, chorizo, pavo, filetes de carne vacuna o de cerdo, mariscos, quesos.

Siempre cuenten con leche, pan, mermelada, chocolate, frutas, verduras y caramelos.

Recen el Padrenuestro.

Puedan viajar con sus padres, o familiares, a cualquier país del mundo.

Posean ordenadores.

Sueñen con ser campeones mundiales, en competiciones de deportistas profesionales.

Amen a la familia.

Adoren a la Patria.

Jamás sean obligados a loar a un caudillo, o a dos.

No vean partir al padre, disidente, a la cárcel.

No vean partir al padre al exilio, sin saber si lo volverán a ver.

No partan con el padre al exilio, sin saber si retornarán a su tierra.

Crezcan en una casa digna.

Asistan, en la isla, a ver carreras de caballos, galgos, motos, o de Fórmula 1.

No anhelen estudiar para ser extranjeros.

Reciban la noticia, un próximo amanecer, de que Fidel y Raúl están presos, o muertos.

Disfruten del derecho a soñar.



Nota: Si el lector desea agregar otros sueños para los niños cubanos, por favor, agréguelos en comentarios.


Autor: Héctor Peraza Linares
hector.peraza.linares@hotmail.com
www.hectorperaza.blogspot.com
Madrid, 13 de Noviembre de 2010

viernes, 29 de octubre de 2010

DIARIO DE UN LOCARIO (3)

Autor: Héctor Peraza Linares
hector.peraza.linares@hotmail.com
www.hectorperaza.blogspot.com
Madrid, 29 de octubre de 2010

Me he pasado el día preparando el traje que me pondré pa la noche de Halloween. Quiero meterle un buen susto a Chávez. Él no tiene que disfrazarse. Es idéntico a un gorila. Pa que nadie me reconozca, he pensado en vestirme de minero chileno. Está de moda. Con un overol, un casco con su linterna, y unos espejuelos negros Oakley Radar. No. No. Sería reconocer que el derechista, Piñera, hizo bien las cosas pa rescatar a los 33 mineros. Cristo murió a los 33 años. ¿Casualidad? Resucitó a esa edad. Los mineros casi que resucitaron. El número es el mismo. Buena cábala. Le diré a Chávez que me le ponga mil dólares a esa cifra, en la lotería que tiene en Venezuela. Byron también murió a los 33 años. Entre poema y poema, y entre trago y trago, se acostaba con su hermana. Yo con quien quiero acostarme, en una misma cama, es con la Paris Hilton, la Pataki, la Kuornikova, la Madonna y la Lady Gaga. Pensándolo bien voy a volver a poner la lotería aquí. El banco pierde y se ríe. Mejor me disfrazo de Lady Gaga. Está superbuena y quiere, al igual que la Paris, la Pataki, la Kuornikova y la Madonna, casarse conmigo. La Gorda hace rato que no viene a verme. Está celosa porque anoche me acosté con doscientas titis. ¿Voy bien, Camilo? Me sigue jodiendo la frasecita. La Gaga se presentó al público hace unas semanas con un vestido hecho de filetes de ganado vacuno. No. Si salgo a la calle con esa vestimenta, el pueblo, con el hambre vieja que tiene, me caerá a mordidas. Serán once millones de personas mordiéndome. No. Qué no. Que yo no estoy loco como lo está la Gaguita. ¡Qué rica y buenota está la loquita esa! Aquí, hace cincuenta años dije, alto y claro, que en un plato de chícharo hay más proteína que en un bisktec de carne de toro o de vaca. A partir de ahí la población cubana se convirtió en la más artística del mundo. Fue cuando las masas revolucionarias y patrióticas inventaron el bistec de paño de trapear. Es el mayor aporte que la revolución cubana y el marxismo leninismo han hecho a la historia de la humanidad. El pueblo lleva cincuenta años dándose tremendos banquetes con ese invento. Yo, Raúl y el resto de los jefes del Partido, el Estado, el Gobierno, el Ejército y el G-2, nunca, en este medio siglo, hemos tenido el privilegio de comernos uno de esos manjares. Tabaco, sugiéreme un disfraz que le meta mieo al susto en la Noche de Brujas. ¿Qué me dices? ¿Qué me disfrace de monstruo? Si yo soy un monstruo en persona, Tabaco. Si salgo a la calle con esa apariencia la gente enseguida me reconocerá. No quiero ni pensar que me identifiquen. Si tal cosa sucede me harán lo mismo que a Ceausescu. Ya sé lo que haré. Saldré a la calle tal y como soy. To el mundo pensará que estoy disfrazado de Máximo Líder y Comandante en Jefe. Antes, la gente decía: Comandante en Jefe: Ordene. Pa lo que sea. Dónde sea. Como sea. Gritaba hasta el gato: Arriba, abajo, los yanquis son guanajo. Pin, pon fuera. Abajo Caimanera. Ahora, ni Raúl dice esas frases. Tabaco, ya el pueblo ni me quiere ni me mima. Me odia. Raúl me envidia. ¿Y si cuando vaya por la calle alguien se da cuenta de que yo soy yo? Ni loco me disfrazo de yo. La noche de Halloween necesito, de Patria o Muerte, poner una vela en las ventanas del Comité Central por cada una de las personas que he fusilado, o que han muerto, en estos más de cincuenta años, por culpa mía. Según mis cálculos me harán falta unas doscientas mil velas más o menos. De lo contrario, esos doscientos mil espíritus, por las noches, me harán caer en terribles pesadillas que me pondrán más loco de lo que ya estoy. Cuando el ente diabólico me proponga Truco o Trato, le responderé: Truco o Trapo. Seguro que aceptará el trato tan pronto le diga que los obreros, campesinos e intelectuales cubanos son los únicos seres humanos en el mundo que tienen el privilegio de comer bistec de trapo. Estoy consciente de que en esa noche los espíritus de los difuntos son libres de vagar por la tierra. Le diré a Raúl que, a los fantasmas que quieran vagar por Cuba, les exija el pago de un impuesto de circulación. La entrada al país la tendrán que hacer por el aeropuerto de Rancho Boyeros. Deberán viajar en cubana de aviación. No podrán visitar a los disidentes. En esa cuestión deben seguir el ejemplo de los políticos del actual gobierno español. Por cada libra de exceso de equipaje, les exigiremos el pago de cien dólares. Todos deberán traer una Carta de Invitación del Más Allá firmada por mi colega Mefistófeles. Mariposear por la isla les costará, a cada uno, mil euros la hora. Lo único que puede impedir que los doscientos mil espíritus tomen venganza contra mí, es que ponga una calabaza en la habitación donde duermo. Te confieso, Tabaco, que me horroriza pensar que en la Noche de Brujas se acercan y funden, en uno sólo, el mundo de los vivos, en el que aún creo que estoy, y el reino de los muertos. A veces pienso que he resucitado como Jesucristo. O como los mineros chilenos. Tengo más vidas que un gato. Los fantasmas de Halloween sólo temen a la calabaza. Ya sé de lo que me voy a disfrazar. De calabaza. Je je je je je. Lo malo es que una leyenda irlandesa dice que, en La Noche de Brujas, quien se disfrace de calabaza, calabaza se queda. En fin, Tabaco, que me voy a acostar lleno de dudas y temores, sin haber decidido aún el disfraz que utilizaré. Por último, antes de comenzar a roncar, te diré que disfrazarme de calabaza tiene otro inconveniente: la expresión dar calabaza, significa rechazar. A mí, como tú sabes, porque eres, junto con Gabo, mi mejor amigo, nadie me puede rechazar. Antes de quedarme dormido, Gabo, enterado de mis dudas con el disfraz de calabaza, hizo un precipitado viaje desde Macondo hasta La Habana, pa decirme lo siguiente: Ten en cuenta, mi queridísimo Coronel que no tienes quien te escriba, que en algunas zonas rurales de Cataluña, cuando el pretendiente no es del lugar, se le invita a comer a casa de la joven: si le ofrecen fuego para el cigarrillo o habano, significa que la familia está de acuerdo con el noviazgo; en cambio, si le sirven un plato de calabaza, le están diciendo al mozo, sin decir ni una palabra, que debe marcharse. Caríchimo amigo, me manifestó, si el pueblo cubano te sirve calabaza en un plato, querrá decirte, sin expresar ni una palabra, que debes marcharte. Que debes dejar el poder. Trepado sobre mi cama, después de darse tres tristes tragos de chispetrén, declamó: Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el latifundio de los Castro. Aún estás a tiempo, me dijo. Huye, me susurró, como se susurra a un caballo. Gabo, pensé, es el hombre que susurra al Caballo de Dos Patas. Sentí miedo. Gabo y yo cantamos a dúo: calabaza, calabaza: cada uno pa su casa. Él, quejándose de que a Vargas Llosa, su enemigo personal, le hayan dado el Nobel de Literatura, se fue pa Macondo. Allí lo esperan, con los brazos abiertos, sus amigos: los Buendía. Yo, quejándome de que al Coco Fariñas, mi enemigo personal y el de Raúl, le hayan dado el Premio Sajarov, me voy pal infierno. Allí me esperan, con los brazos abiertos, mis amigos: los demonios de Halloween. Truco o Trapo, Tabaco.


Nota del autor: En el ejercicio del Derecho de Autor, sólo podrá ser publicada esta sátira si cuenta con mi debido consentimiento. Gracias.

DIARIO DE UN LOCARIO (2)

Autor: Héctor Peraza Linares
hector.peraza.linares@hotmail.com
www.hectorperaza.blogspot.com
Madrid, 28 de octubre de 2010

Obama fue hoy a un programa de televisión, y bailó pa ganar votos. Es buena idea. Raúl, Ramirito, Machadito, Esteban Lazo y yo vamos a presentarnos como bailadores en un programa de televisión. Mi pareja será Lady Gaga. Tendré que ponerme una buena peluca, como hace ella. Cuando hagamos eso el pueblo volverá a darnos su apoyo. Me pasé la mañana bailando con la veterana que me han puesto de enfermera. Se llama Catalina. Le dicen La Gorda. Tengo una piedrecita en la bota. Dicen que el que aguanta una piedra en el zapato, aguanta un tarro. Hoy me he lamentado de que el tsunami que pasó ayer por Indonesia no haya pasado por aquí. Hubiéramos armao una tremenda. Nos habrían enviado miles de millones de dólares, y de euros, en ayuda. Ese dinero lo hubiera metido en algún banco en Venezuela, a mi nombre. A este diario lo llamaré Tabaco. Así podré hablar con él como si fuera mi gran amigo Gabo. Reflexionando me he dado cuenta de que Tabaco y Gabo son mis dos únicos amigos. Lo que me jode es que le dieron el Nóbel de Literatura al gusano Vargas Llosa. Al coco Fariñas, el Sajarov. Y el Nobel de la Paz, al contrarrevolucionario chino Liu Xiaobo. El de la paz tenían que habérselo dado a mi socio Chávez. El de literatura me lo debieron dar a mí, por mis riflexiones, y mis acertadísimos vaticinios del comienzo de la Tercera Guerra Mundial. El Sajarov, a Raúl. Almorcé un tremendo bistec de res a la parrilla con plátanos a puñetazos. Después de almorzar llegué a la conclusión de que, si yo como bien, el pueblo come bien. Nunca debí haberle preguntao: ¿Voy bien, Camilo? Me acordé de que un día como hoy me eché al pico a Camilo. ¿Voy bien, Camilo? Esa frase me ha estado martillando en la cabeza día y noche. Es que hoy se cumplen 51 años de haber dado la orden de mandarlo pal reparto boca arriba. Dije, cuando aquello, que en el pueblo hay muchos camilos. ¿Voy bien, Camilo? El tipo creía que tenía más poder que yo. ¿Voy bien, Camilo? Coño. La preguntica no se me va de la cabeza ni por un momento. Es como si fuera Camilo el que me la está diciendo dentro del cerebro. Él se lo buscó. Lo único que lamento es no haber liquidao también a Huber Matos. Cuando aquello por poco digo también: ¿Voy bien, Huber? A Matos, lo traicioné. A Camilo, lo traicioné. Al pueblo cubano, lo traicioné. Nikita, me traicionó a mí cuando lo de los cohetes. Nikita, mariquita, lo que se da no se quita. Nuestra Revolución es más verde que las palmas. Pero Camilo y Huber no se tragaban el comunismo. ¿Voy bien, Camilo? Vaya pal carajo con la preguntica. Tendré que ir a un santero pa que me saque el espíritu de Camilo del cuerpo. Me está volviendo loco. Si deshecha en menudos pedazos. Como me jode la piedrecita que tengo en la bota. Llamé a La Gorda y me la quitó. Y volvimos a ensayar para el baile con la Gaga. No aguanté más y grité: ¡Camilo, o te vas o te vuelvo a matar! ¿Voy bien, Camilo? Saqué la makarof. Empecé a tirar tiros a diestra y siniestra. ¿Voy bien, Camilo? La Gorda llamó a los escoltas. Los escoltas pensaron que un comando de la CIA pretendía asesinarme, o secuestrarme. Comenzaron a disparar sus ametralladoras en todas direcciones. La Gorda se metió en mi cama. Se pegó a mi cuerpo. Los tiros llovían por la habitación. Volvió la preguntica a repetirse tres veces. Antes que el gallo cante me habrás negado tres veces, me dijo Camilo. Digo, le dijo Jesús a Pedro. Disparé otros tres peines de mi pistola. La gorda se apretaba contra mí. Me di cuenta, al cabo de cuatro horas de intenso tiroteo, de que Camilo se estaba vengando de mí con la frasecita. No me quedó más remedio que hacerle el amor a Catalina. Pensé en la Paris y en la Gaga. Tengo dudas de si debo casarme con la primera o con la segunda. O con las dos. O con la Pataky. O con las tres. ¿Voy bien, Camilo? ¿Voy bien, Camilo? ¿Voy bien, Camilo? Tengo un tremendo dilema con eso. Los moros pueden tener decenas ¿Voy bien, Camilo? y cientos de mujeres. Cuando finalizó el tiroteo, di órdenes de que me montaran un harén. La frase siguió retumbando en mi cerebro. Me trajeron doscientas jovencitas. Todas vírgenes. Las devolví. Ordené que no me trajeran ninguna que fuera virgen. Es que el modelo cubano no funciona, como le dije al periodista americano. Me trajeron doscientas divorciadas de quince años de edad cada una. Llegó la noche. Me acosté rodeado de las doscientas muchachas. La Gorda se puso celosa. Antes de quedarme dormido, vi como Camilo, que era tremendo mujeriego, le hizo el amor a las doscientas muchachas. A todas les encontró el punto G. Cada vez que las jovencitas llegaban al orgasmo, gritaban, por órdenes de Camilo: ¿Voy bien, Camilo? Me quedé dormido sin poder sacarme la vengativa frase de la cabeza, preguntándome, una y otra vez, cómo se puede matar a un muerto.

Nota del autor: En el ejercicio de mis derechos de autor no autorizo, bajo ningún concepto, la reproducción de esta sátira sin mi consentimiento expreso. Gracias.

DIARIO DE UN LOCARIO (1)

Autor: Héctor Peraza Linares
hector.peraza.linares@hotmail.com
hectorperaza.blogspot.com
Madrid, miércoles 27 de octubre de 2010

Ana Frank escribió un diario en una buhardilla escondida de las SS hitlerianas. Yo haré algo más meritorio: a partir de hoy escribiré un diario escondido de Raúl, que es peor que Hitler, ¡y peor que yo! Por la mañana lo primero que hice fue cumplir con mi deber revolucionario, patriótico y marxista-leninista de contemplar durante un par de horas las fotos, en bikinis y en hilos dentales, de la Paris Hilton. ¡Qué maravilla! ¡Esa muchacha y yo hacemos una pareja perfecta! Cuba, cuando ella y yo nos casemos, se convertirá en la tercera potencia mundial después del imperio y de China. La Patria me exige grandes sacrificios. ¡Qué a nadie le quepa duda de que los llevaré a cabo sin rechistar! Cuando estaba más embullao viendo las fotos ¡Pan! Una llamada de Chavez. Total, pa hablarme cáscara de piña. ¡Qué clase de animal! ¡Me rompió la magia! Le dije que me llamara más tarde que necesitaba terminar una riflexión. Colgó. Cogí de nuevo las fotos y ¡Tran! Llega Raúl. Cuando lo veo venir guardo las fotos bajo la sábana, porque él no quiere de ninguna manera que me case con la Trini. Él quiere casarme con Isabel, la reina de Inglaterra. ¡Primero muerto que verme casao con Su Majestad! ¡Solavaya! ¡Pa viejo, yo! ¡Yo lo que quiero es matrimoniarme con la Paris! La Patria lo necesita. Je je je, Paris y Patria comienzan por Pa. ¡Raúl me dice Papá! ¡Si él fuera un gitano español me diría Papa! La Paris me va a decir Papi. Papirrico. Papichuli. ¡Y Tengo que sacrificarme por el pueblo! Raúl me habla de cosas que pa mi no tienen ninguna importancia, como eso de que va a tirar pa la calle a un millón de trabajadores, y que va a autorizar a los carros tiraos por chivos, y de que está preparando los antidisturbios con los conocimientos que han traido los oficiales que ha enviado a China, y que Biscet y otros presos políticos no aceptan que los desterremos ni a España ni a ningún país. Él me hablaba de todas esas cosas y yo lo que hacía, por debajo de la sábana, era acariciar las fotos de la Paris. ¡Qué me importa a mí si bota del trabajo a un millón de gente o a to el mundo! ¡Qué me importan los chivos, ni si mañana hay una manifestación contrarrevolucionaria de dos millones o tres de personas y las mata a todas a bombazos, ni si Biscet se va o si se queda! ¡¡¡¡¡¡A mí lo que importa es la Paris, coñoooo!!!!! Parece que grité cuando ya su perorata me tenía muy jodío. Raúl dio un brinco, asustao. Me preguntó: ¿Qué dices? Sí, chico. Le contesté. ¡A mí lo que me importa es la Paris! Vete por ahí con tu candanga que ya yo no soy presidente ni un carajo. ¡Si tú sabes bien que cuando era yo el que dirigía aquí a mí esas cosas me importaban tres pepinos. Ahora, requetemenos. Raúl se encabronó y se fue. ¡La verdad es que cuando veo la cara de Biscet me parece que estoy viendo la de Maceo! ¿Será Maceo? ¡Qué buenos puros me fumaba yo cuando estaba preso en Isla de Pinos! ¡Qué café más rico me colaba yo mismo en la celda! ¡Qué espaguetis me cocinaba! ¡Qué banquetes me daba allí! ¡A Biscet y a los otros políticos los tengo comiendo sopa con gorgojo! Fui a sacar las fotos y en eso ¡Triquitín! Llega la enfermera pa inyectarme en una nalga. ¡Me cago en diez, coño! Le dije que se fuera pa la puñeta. Sí, porque, si se tratara de una jovencita ¡otro gallo cantaría! ¡Yo no sé quien coño me mandó a esa vieja! ¡Debe haber sido Bush cuando era presidente! Tiene casi ochenta años. Dice Raúl que no me pone una titi porque me voy a calentar, y eso me puede producir un infarto. ¡Qué me muera, chico! ¡Qué me muera! Pero que sea en manos de una titi. ¡Apaga y vámonos! ¡Soy un titimaniaco! ¡Mi verdadera enfermedad es la titimanía! Metí la cabeza debajo de la sábana y le dije en un susurro a la Paris: quédate aquí, no te pongas celosa, que luego sigo contigo. Me levanté. La Paris se quedó durmiendo. Escribí una larga riflexión que titulé ¡La Tercera Guerra Mundial y el ombligo de la Paris! Me duele to el cuerpo. Por la tarde hablé con Mao. La gente no sabe que yo tengo poderes pa hablar con los muertos. Mao me dijo: Filé yo sabo que tú ta namolao de Pali Ilton y que tú plonto, mu prontito va casal con dlogadita Pali Ilton. Pelo tu no sabo que Penelope Clú ta namolá de ti. Chinito Mao lo sabo polque a chinito Mao guta mucho la Penélope Clú. Mao se fue del aire y entró a conversar conmigo el Caballero de Paris. Me advirtió, el muy condenao, que no me haga ilusiones con ser el emperador del mundo, que el emperador del mundo es él. Entramos en una fuerte discusión ¡porque no estoy dispuesto a que nadie me quite ese cargo! ¡Y nos fuimos a las manos! Comencé a golpearlo. El Caballero me tiraba latas vacías, pedazos de pizzas, trozos de pan y todo tipo de basuras. En eso llegó la veterana, quiero decir, la enfermera, y me ató las manos a la cama. No tenía forma de sacar las fotos de debajo de la sábana. Al cabo de un rato engañé a la veterana y le dije que necesitaba ir al baño. Ella me dijo: pero cuidadito con volverse a fajar con el Caballero de Paris, ¡mire que él es el emperador del mundo! Me entró otro ataque de furia. Comencé a dar patadas en el aire. La veterana, auxiliada por otras dos ocambas enfermeras, me ató las patas también a la cama. En eso llegó Evo montado en un burro. Pa no tener que hablar con ese socotroco me hice el dormío. Evo, sin bajarse del burro, me desató. Cuando me vi libre le di las gracias y le pedí prestado el burro. Le clavé las espuelas al asno y salí al galope del hospital con las fotos de la Paris en un bolsillo del pijama. Tenía ganas de tomarme un guarapo. Llegué a un pueblo. Antes me afeité la barba. Nadie me reconoció. Me acerqué a un letrero que decía guarapera. El dependiente me dijo que hacía cincuenta y un año que allí no había guarapo. El burro se me había escapao y se había regresao a Bolivia. Tuve que volver al hospital andando. Raúl, Chávez y Evo me estaban esperando a la entrada del hospital. Los tres estaban borrachos. No se dieron cuenta de mi llegada. Me subí en la cama. La veterana estaba roncando. ¡Al fin pude sacar y mirar hasta quedarme dormido las fotos en bikinis e hilos dentales de la Paris!

Nota del autor: Autorizo reproducción siempre que aparezca mi autoría, blog y email.

domingo, 24 de octubre de 2010

FIDEL, EL COCO Y LA TRINI

Autor: Héctor Peraza Linares
www.hectorperaza.blogspot.com
hector.peraza.linares@hotmail.com
Madrid, 23 de Octubre de 2010

Raúl: ¡Agárrate, que te voy a dar la última noticia!

Fidel: ¿Es mala?

Raúl: ¡Malísima!

Fidel: ¿Peor que la destitución de nuestro fiel amigo, Moratinos?

Raúl: ¡Ufff! ¡Muchísimo peor!

Fidel: ¡Pero qué buena está la Trini! ¡Voy a planchar mi futuro casamiento con la Paris Hilton! ¡Le pediré a la ministra española, de Patria o Muerte, que se case conmigo!

Raúl: ¡Olvídate de la canciller de España y pon los pies en la tierra! Cuando te dé la noticia de lo que acaba de suceder ¡te vas a caer patrá!

Fidel: ¡Yo no me caigo ni patrá, ni PALANTE, ni pal DDT, ni pa Melaíto, ni pa El Chin Chin, ni pal Moro Muza, ni pal Bobo de Abela, ni pa Zig zag, ni pa ninguna parte, chico! ¡Qué yo soy Pánfilo, en La Habana! ¡Aquí lo que hace falta es jama, asere! ¡Lo que pasa es que ya no me interesan ni la Penélope Cruz, ni la Pataki, ni la Kournikova, ni la Lady Gaga! ¡La gaga está chiflá, pero, ¡buenísima! ¡Ahora a mí la que me interesa es la Trini!

Raúl: ¡Qué clara tienes la mente, mi hermano!

Fidel: Cuando la Paris se entere de que la voy a dejar por la ministra, ¡le va a dar un patatún!

Raúl: ¡Y otro patatún te dará a ti cuando te dé la primicia!

Fidel: ¿Acaso los Estados Unidos no van a iniciar, desgraciadamente, la Tercera Guerra Mundial?

Raúl: Frío.

Fidel: ¿La Hilton, por despecho, al ver que ya no me interesa, me va a hacer un atentado?

Raúl: Más frío todavía.

Fidel: ¿Lady Gaga se va a suicidar, porque yo no le propongo matrimonio?

Raúl: Estás frío como una rana.

Fidel: ¿Quieres que te diga una cosa? ¡A mí la única nueva que me puede dar un golpe mortal es que la Trini no quiera casarse conmigo! Fíjate que hasta le he hecho un poema, que dice así:



Trini, Trini, trinidad

te juro por San Antonio:

si te llevo al manicomio

(digo, al matrimonio)

¡Tendrás mi fidelidad!


La Paris Hilton, me adora,

me quiere la Kournikova.

Todas ellas me dan coba.

¡Yo sólo soy tuyo ahora!


Raúl: Te voy a dar algunas pistas, pa que puedas adivinar. Su nombre es algo redondo.

Fidel: ¿Redondo?

Raúl: Tiene agua.

Fidel: ¿Redondo y tiene agua?

Raúl: Si te cae en la cabeza te mata.

Fidel: ¿Redondo, tiene agua, y si me cae en la cabeza me mata?

Raúl: Cuando yo era niño, le tenía tremendo miedo.

Fidel: ¿Redondo, tiene agua, si me cae en la cabeza me mata, y tú, cuando eras niño, le tenías tremendo miedo? ¿Y qué más?

Raúl: Te voy a dar una última señal: tiene muchísima masa en su interior.

Fidel: ¿Masa? ¡Aquí el único que tiene masa soy yo! ¡Porque las masas me siguen a mí que soy, fui, y seré, miles de años después de muerto, si es que muero algún día, que lo veo difícil, el máximo de los máximos, requetemáximos, y supermáximos líderes!

Raúl: ¡Viva el Comandante en Jefe!

Fidel: ¡Viva!

Raúl: ¡Viva el máximo líder de nuestra revolución!

Fidel: ¡Viva!

(Los dos se dan un aplauso prolongado)

Raúl: Bueno, ¿puedes por fin adivinar cuál es la noticia que te pondrá mucho más chalao de lo que ya estás?

Fidel: ¡Desde que se me ha metío la Trini en la cabeza, no legislo bien, chico! ¡Acaba de darme la noticia!

Raúl: ¡Es el coco!

Fidel: ¡Qué tonto eres! ¡Qué coco ni qué san coco, hombre!

Raúl: Es que no se trata de un coco cualquiera.

Fidel: ¡Coco el que le tengo yo montao a la Trini! ¡Esa mujer me tiene descocao!

Raúl: ¡Es un coco de carne y hueso!

Fidel. ¿De carne y hueso? ¿Y dices que tiene masa?

Raúl: ¿Qué si tiene masa? ¡Masas de millones de cubanos en la isla y en el extranjero, y masas de miles de millones de personas en el mundo que lo admiran y siguen sus ideas!

Fidel: ¡O el coco que tengo con la ministra me está volviendo loco el coco, o el coco del que hablas va a provocar que me patine el coco! Y si a mí me patina el coco, ¿quién escribirá las riflexiones que van a salvar al mundo y al universo de su extinción? ¿De qué coco me hablas?

Raúl: ¡Del coco Fariñas!

Fidel: ¿Se ha declarado de nuevo en huelga de hambre?

Raúl: ¡Peor que eso?

Fidel: ¿Pretende, igual que yo, casarse con la Trini? ¡La Trini es mía y solamente mía! ¡Reto a duelo al que ose levantármela!

Raúl: ¡Mucho peor que eso!

Fidel: ¡Sueño día y noche con la Trinidad Jiménez! ¡Qué bonita es, compadre! ¡Es la ministra más linda que hay y ha habido en el mundo mundial! ¡Acaba de darme la terrible noticia!

Raúl: ¡¡Al Coco, la Unión Europea le ha dado el Premio Sajarov!!

La nueva enloquece por completo a Fidel. Raúl ordena que le pongan una camisa de fuerza.

Dicen que, en el manicomio donde está ingresado, Fidel repite una y otra vez, como una cotorra:

Fidel: ¡¡Cocotrini!! ¡¡Trinicoco!!

domingo, 12 de septiembre de 2010

FIDEL Y LA JENNIFER LÓPEZ

Autor: Héctor Peraza Linares
www.hectorperaza.blogspot.com
hector.peraza.linares@hotmail.com
Madrid, 13 de septiembre de 2010

Raúl: ¿Le dijiste o no le dijiste al periodista Jeffrey Goldberg, de la revista The Atlantic, que el modelo cubano no funciona?

Fidel: La verdad es que sí se lo dije; pero la culpa de haber dicho ese disparate no es mía.

Raúl: ¿No? ¿De quién es la culpa?

Fidel: ¡De la Jennifer López!

Raúl: ¡¿Es que J. Lo, como le dicen sus fans, es de la CIA?!

Fidel: No. No se trata de eso.

Raúl: ¿De la KGB?

Fidel: ¡Qué no, hombre! ¡Qué no!

Raúl: ¿Es brujera, y te ha hecho algún “trabajo” pa trastornar tu trastornado cerebro?

Fidel: No. Nada de eso.

Raúl: ¿Es que ella es musulmana, y te la ha enviado Ahmadineyad, como venganza, porque en esa entrevista le dijiste al dirigente iraní que deje de difamar a los judíos?

Fidel: No. No. No. La culpa la tiene esa mujer por otra monumental razón.

Raúl: ¿Cuál es esa monumental razón?

Fidel: ¡Su monumental culo, que me vuelve loco cuando lo veo!

Raúl: ¡Pero cómo te pudo trastornar su culo si ella no estaba en la entrevista!

Fidel: ¡Sí estaba ella allí! ¡Ella sí estaba allí! ¡Qué yo no estoy loco, coño!

Raúl: ¿Allí? ¿En la entrevista? ¿Dónde estaba J. Lo?

Fidel: ¡En las rodillas de Jeffrey Goldberg!

Raúl: ¿En las rodillas de Jeffrey Goldberg?

Fidel: ¡Sí! ¡En sus mismitísimas rodillas!

Raúl: ¿Cómo fue que llegó ella hasta las rodillas del periodista?

Fidel: Porque el tipo, en medio de la entrevista, sacó de su portafolio una revista española del corazón, la abrió más o menos por la mitad, y se la puso en sus rodillas. ¿Te imaginas ya de quién eran las fotos que mostraba en esas páginas la revista HOLA?

Raúl: ¡Seguro que de Ricky Martin después de su salida del armario!

Fidel: ¡No, chico! ¡No! ¡En esas fotos quien aparecía, en poses espectaculares, era la Jennifer!

Raúl: ¿J. Lo?

Fidel: ¡Ella mismitica! El periodista me dio la HOLA para que yo la ojeara.

Raúl: ¿Y tú qué hiciste?

Fidel: La cogí en mis manos. Cuando tuve cerca de mis ojos las fotos de la Jennifer, y las de su monumental retaguardia en muy variadas y provocativas posiciones, el corazón me comenzó a latir a 500 revoluciones de Patria o Muerte por minuto. En ese preciso momento, Goldberg, inteligentemente, al verme embelesado, medio aturdido, y lujurioso, me hizo la pregunta acerca del modelo cubano.

Raúl: ¿Y tú qué hiciste?

Fidel: Yo, entonces, con un ojo clavado en el trasero de la Jennifer, el mejor del mundo, y con el otro mirándome la portañuela, con amargura y preocupación, le respondí a Goldberg:

¡El modelo cubano no funciona!


Nota del autor:
Autorizo la publicación de esta sátira siempre que vaya acompañada de mi debida acreditación, blog y email.

lunes, 26 de julio de 2010

LA REVOLUCIÓN DEL CHIVO

Autor: Héctor Peraza Linares
hector.peraza.linares@hotmail.com
www.hectorperaza.blogspot.com
Madrid, madrugada del 27 de Julio de 2010



Fidel: ¿Qué le vas a decir al pueblo en tu próximo discurso?

Raúl: Le voy a hablar de los cambios trascendentales que llevaré a cabo en la economía de la isla.

Fidel: Explícame eso, chico.

Raúl: Esos cambios trascendentales consisten en facilitarle a Moratinos una importante arma con la que pueda exigir a la Unión Europea que nos levante las sanciones de la Posición Común de los veintisiete. ¡Voy a provocar una Revolución dentro de la Revolución!

Fidel: ¿¡Es que te has metío, entre pecho y espalda, un par de botellas de chispetrén!? ¿¡Te propones cambiar, por otra, esta Revolución del pueblo, para el pueblo y contra el pueblo, que tanto bienestar, dinero y propiedades en el mundo entero, y en particular en España, nos ha dado a tí, a mí, y a nuestros descendientes y lacayos!?

Raúl: ¡No! ¡Claro que no! ¡Lo que me propongo es llevar a cabo la Revolución del Chivo!

Fidel: ¡¡¿¿La Revolución del Chivo??!!

Raúl: Exacto. Será, después de la Revolución Francesa y de la Bolchevique, la más importante que ha habido en la historia de la humanidad.

Fidel: Ahora me acuerdo del refrán: “Chivo que rompe tambó, con su pellejo paga”.

Raúl: ¡El mundo entero no hablará de otra cosa que de la Revolución del Chivo!

Fidel: Bueno, chico, y ¿en qué consiste esa Revolución? A mi colega chapitas Trujillo le decían “El chivo”.

Raúl: ¡Consiste en volver a autorizar el trabajo por cuenta propia con carros tirados por chivos!

Fidel: ¡Magnífica idea! ¡De esa forma no sólo demostraremos al mundo que estamos democratizando a Cuba, sino que, de paso, solucionaremos en un cien por ciento el gravísimo y, hasta hoy, insoluble problema del transporte en la isla!

Raúl: ¡Moratinos, y Zp, seguro que me felicitarán!

Fidel: Y Chávez, y Evo y Lula. ¡Eres un genio caríchimo fili mío! ¡¡¡¡Tu Revolución del Chivo no la brincará ni un chivo!!!!

Raúl: Las cañas ya no serán llevadas a los centrales azucareros en trenes tirados por locomotoras de vapor, o con carretas de bueyes: ¡a partir de hoy la producción cañera será transportada en carros tirados por chivos!

Fidel: ¡Fantástico!

Raúl: A los chivos les pondremos alas, igual que las tenía Pegaso, para que puedan, también, tirar de los carros de los cuentapropistas a través de las distintas rutas aéreas que conectan a nuestra isla con los cinco continentes.

Fidel: La Fiesta del Chivo en los Cielos del Mundo, escribirá el gusano Vargas Llosa, cuando se entere de la noticia.

Raúl: Los chivos no consumen petróleo.

Fidel: Ni gasolina.

Raúl: Ni aceite.

Fidel: Son ecológicos.

Raúl: ¡Mi Revolución del Chivo evitará la destrucción de la Capa de Ozono!

Fidel: ¡Tu idea, felizmente, provocará el inicio de la Tercera Guerra Mundial!

Raúl: Las vacas, con sus flatulencias, dañan la Capa de Ozono.

Fidel: ¡Y dañan también la Capa de Supermán! ¡Hay que matar a todas las vacas existentes en el mundo!

Raúl: La consigna es criar millones y miles de millones de chivos, de chivas, y de chiviricos y chiviricas.

Fidel: ¿Quiénes son los chiviricos y las chiviricas?

Raúl: Los chivos y chivas transexuales.

Fidel: Le diré a la Paris Hilton que, cuando ella y yo nos casemos, haremos nuestro viaje de luna de miel alrededor del mundo en un carromato tirado por chivos.

Raúl: Si Calígula nombró a su caballo Cónsul de Bitinia: ¡Yo nombraré a un chivo Comandante en Jefe, y Secretario General del Partido Comunista de Cuba!

Fidel: ¡Oye, chico, te has pasao de la raya! ¡No permitiré que me prives de los últimos dos carguitos que me he dejao, pa ir tirando, hasta que me llegue la pelona!

Raúl: Nosotros, los creadores y propulsores de la Revolución del Chivo, en lugar de barbas, en nuestro mentón nos dejaremos crecer el chivo.

Fidel: ¡No te hagas el chivo loco y respóndeme a lo que te acabo de decir de mis dos carguitos!

Raúl: ¡Con nuestra Revolución del Chivo, Moratinos, pondrá fin a la Posición Común de la Unión Europea!

Fidel: Con ella, Obama, convencerá al Congreso pa que el imperio nos levante el bloqueo y nos envíe, cada semana, millones de turistas gringos a la isla.

Raúl: ¡A partir de ahora, en lugar de exhibirse en una Harley Davidson, Putin recorrerá las calles de Moscú en un carromato tirado por nuestros patrióticos chivos!

Fidel: ¡Esta enfermedad me tiene chivao!

Raúl: ¡Hueles a berrenchín de chivo!

Fidel: ¡Nos convertiremos en los mayores exportadores de chivi-chanas del mundo entero!

Raúl: ¡Qué claro ha estao siempre ramirito Valdés con el chivito que nunca se ha quitao!

Fidel: Es más, en honor a tu genial Revolución, voy a quitarme la barba y sólo me dejaré el chivo. ¡Qué buena y, sobre todo, qué rica… está la Paris Hilton!

Raúl: La Hilton, cuando te cases con ella, te convertirá en un chivo ético, pelético, peludo, pelín, pimplético.

Fidel: ¡Ético, pelético, peludo, pelín, pimpludo! ¡A mucho gusto!

Raúl: Quiero que escribas una riflexión acerca de este tema.

Fidel: La titularé: “CUANDO VEAS EL CHIVO DE TU VECINO ARDER, ¡PON EL TUYO EN REMOJO!

Raúl: ¡Caramba! Ahora me acuerdo de que Ho Chi Minh presumía de su chivo.

Fidel: Mi hermano, me has convencido: ¡La Revolución del Chivo es más grande que nosotros mismos!

Raúl: ¡Qué cara de chivo ahorcao tenían las noveinta mil personas que, a duras penas, pudimos reunir, ayer, en Villa Clara, en el acto del 26!

Fidel: ¿Te diste cuenta tú también de eso? ¡Qué cara de tranca tenía toa la gente que allí estaba!

Raúl: ¡Eso quiere decir que el pueblo está a punto de virarse contra nosotros!

Fidel: ¡En cualquier momento, si no lo impide la Revolución del Chivo, a tí y a mí nos puede pasar lo que a Ceausescu y su mujer!

Raúl: ¡En cualquier momento el pueblo nos puede dar tafia!

Fidel: Es más, ¡no hay tiempo que perder! ¡Tenemos que abandonar urgentemente este país!

Raúl: ¡Subamos a este carromato tirado por cuatro chivos alados!

Fidel: ¡Programa a los chivos pa que nos lleven directamente a España!

Raúl: Pero, allí caeremos en un limbo jurídico, tal y como están los ex presos políticos que recientemente he liberado.

Fidel: No te preocupes. Moratinos, a nosotros dos, nos concederá, en un abrir y cerrar de ojos, el asilo político.

Raúl: ¿Y por qué tendrá esa consideración especial con nosotros, que no la ha tenido con ninguno de los veinte presos que a España he desterrado en este mes?

Fidel: Él nos dará asilo político con una sola condición.

Raúl: ¿Cuál?

Fidel: ¡Qué le obsequies la patente de La Revolución del Chivo!



Nota del Autor: Autorizo la reproducción de esta sátira con la condición de que, debajo del título, aparezca mi acreditación, blog, email y foto.

domingo, 18 de julio de 2010

LA BODA DEL SIGLO: ¡YA PUEDE COMENZAR LA TERCERA GUERRA MUNDIAL!

Autor: Héctor Peraza Linares
www.hectorperaza.blogspot.com
hector.peraza.linares@hotmail.com
Madrid, 18 de julio de 2010

Raúl le dijo a Moratinos que tengo sumo interés en conocer en persona a Elsa Pataki, a Penélope Cruz y a la Paris Hilton. Moratinos le dijo que se lo dirá a un famoso director de cine pa que éste se lo diga a la Penélope, pa que esta se lo diga a la Pataki y a la Paris. Le dije a Raúl que le dijera a Moratinos que se dé prisa en hacerme ese favor. Si se demora un par de semanas en resolver el asunto, me quedaré con las ganas. Dentro de un par de semanas, si no se equivoca otro socotroco de la Seguridad y me vuelven a cortar otros dos párrafos de los cables, la Tercera y última Guerra Mundial va a comenzar. ¡Antes de que llegue el holocausto quiero conocer a esas tres bellezas! Que conste que, aunque sea un manos torpes, la humanidad le debe a ese agente de la Seguridad el hecho de que no haya arrancado el pasado sábado la Guerra Mundial. ¡Esos dos párrafos han salvado a la humanidad! Ordenaré que le impongan la medalla de Héroe de la República de Cuba a ese tipo. ¡Coño, no! ¡Que esa medalla fue la que le puse a Ochoa pocos días antes de fusilarlo! Esa medalla to el mundo en Cuba la asocia con Ochoa y, de paso, con el narcotráfico…Claro que yo no sabía nada… je je je je del narcotráfico que se traían esa gente con Escobar y compañía. Ni Raúl tampoco je je je je … La que más me gusta es la Paris, su fortuna… Si ella y yo nos casáramos y juntáramos nuestro patrimonio… seríamos la pareja más rica del mundo. Va y le gusto. Y nos casamos y le hago quince o veinte hijos. Es que si se casa conmigo mando al carajo el último carguito que tengo, me voy de aquí y le dejo esto a Raúl. Si, porque ¿qué necesidad tengo, con el dinero que tengo, como diría Nicolás, distribuido por bancos y propiedades en el mundo entero, de seguir con el carguito de secretario general del partido? ¡A mi el partido me importa un carajo! Raúl y yo lo que tenemos que hacer es irnos de aquí lo más pronto posible. Yo saldré de aquí del brazo de la Paris! Esto
está al reventar. Lo veo venir. Él no sabe controlar al pueblo. Ese Fariñas. ¡Qué guerra nos ha dao el tipo ese! Él y el Zapata. Esos sí son dos tipos duros. ¡Qué par de cojonudos! ¡Coño, ellos dos, solitos, nos han obligado a hacer lo que no nos pudieron obligar a hacer ni los yanquis, ni los europeos, ni el Papa, ni nadie en este mundo! Yo a lo que más miedo le tengo, es a esas Damas de Blanco. ¡Son duras de pelar! Mira que nuestras karatekas les han dado patadas y golpes de todo tipo! ¡Y nada! ¡No se apendejan! ¡Tienen más coraje que Maceo! Luego el tira y encoge del silvito Rodríguez. ¡Cómo se le ocurrió, quién le aconsejó entrar en una polémica pública con el Montaner! ¡El único capacitado aquí pa sostener un duelo epistolar con ese tipo soy yo! ¡Qué se atreva a retarme en una carta! Claro, cogió a silvito, que lo único que hace bien es cantar y, algunas veces, componer, y lo despachurró. Sí porque no quiero ni acordarme de Ojalá, la cancioncita en la que el muy condenao me echaba a mí con el rayo. Menos mal que le prohibimos volver a cantarla. Fue en los años en que yo iba por la universidad y me reunía con los estudiantes y les metía una descarga. ¡Qué tiempos aquellos en que la gente me escuchaba embobecía! Y, mientras tanto, el silvito cantando, es que me sé de memoria la jodía cancioncita, ¡coño! Oalá se te acabe la mirada constante, la palabra precisa, la sonrisa perfecta. Ojalá, cantaba, pase algo que te borre de pronto… ¡El muy cabrón me pedía la muerte! Una luz cegadora, un disparo de nieve… ¡Lo que quería decir con eso es que me matara en un atentado un agente de la CIA, porque el disparo, de nieve, tenía que ser del Norte… Ojalá por lo menos que me lleve la muerte, para no verte tanto, para no verte siempre, en todos los segundos, en todas las visiones… que cuando aquello yo salía todos los días cuatro o cinco horas en la tele y en la radio y en todos los periodicos y metia unos tremendos discursos de ocho y diez horas…. ¡El muy condenao no quería verme ni en pintura! Ojalá, decía, no pueda tocarte ni en canciones. Por suerte cuando aquello tenía a Chomi el único con el que hablaba cosas de mi juventud, de mis ligues, de los tiroteos mafiosos en que me metí. ¡Si hubiera yo conocido a la Paris, la Penélope o la Pataki en ese tiempo! Lo importante es que la Paris me dé el Sí, quiero. Pensándolo bien, ahora que Raúl está en buena sintonía con el cardenal, le voy a decir que le pida a Ortega que nos case a la Paris y a mi. ¡Será la boda más famosa del siglo o del milenio! Y luego, el silvito terminaba cantando: Ojalá que el deseo se vaya tras de ti, es decir, tras de mi muerte, A tu viejo gobierno de difuntos y flores. ¡Mi viejo gobierno! ¡Viejo gobierno el que tiene montao Raúl! Está rodeao de ancianos por todas partes. Por eso Montaner le ganó la pelea a silvito. ¡Porque Montaner sabe que en el fondo, el cantautorcito ese me odia! ¡Y le cogió la bajita! Pero me preocupa que comience la Tercera y que aún no me haya casao con la Paris! Le enviaré un mensaje urgente a Ban Ki-moon pa que la ONU aguante el inicio de la Tercera Guerra Mundial hasta que la Paris y yo nos hayamos dado, al menos, un mes de luna de miel. ¡Me la voy a comer enterita! ¡Le tengo unas ganas! No sé de que tengo más ganas, de casarme con ella o de que comience la Guerra Mundial. Estoy enamorao de ambas: de la Paris y de la Guerra. Estoy en duda: ¿con quién debo casarme: con la guerra o con la Paris? Mira que le doy vueltas a esto de la liberación de los presos políticos. ¡Por culpa del Zapata y del coco Fariñas los tengo que liberar! Vamos a ver qué dice la Unión Europea, porque si no me quita las sanciones: ¡meto a otros cuatrocientos disidentes en las prisiones! Me estoy entrenando pa ir al acto del 26. Será una sorpresa mundial. Ja ja ja ja. ¡Con mi asistencia en la tribuna le daré un golpe de efecto mortal a la Paris! Le cursaré una invitación como invitada de honor. Y otra a la Penélope y otra a la Pataki. Pero la que me interesa es La Paris. Lo mejor de todo es que cuando, por ley de vida, la Paris muera, me quedaré como único dueño de toda la cadena de hoteles Hilton en el mundo. Eso no podrá ser nunca. Porque pronto, muy pronto, va a comenzar la Tercera conflagación mundial. ¡Qué lástima! ¿Y si el coco mete otra huelga y la Paris se enamora del coco? Sí, porque las mujeres son muy sentimentales. Cuando ella venga, aunque me lo implore de rodillas no la dejaré ir a visitar al coco. Moratinos no fue a verlo. Je je je je la gente en el mundo entero se pregunta por qué no hablo de los asuntos de Cuba. Si supieran que en verdad a mi no me interesan para nada los asuntos de Cuba. A mí lo que interesa son los problemas del mundo. Esa es mi misión en la tierra. Tengo que salvar al planeta. De todas formas, con mi boda con la Paris, garantizo que repoblaré el mundo y le haré cientos, miles, cientos de miles, y miles de millones de hijos. Cuando terminemos nuestra luna de miel, proclamaré a los cuatro vientos: ¡Ya puede comenzar la Tercera Guerra Mundial!

Nota del autor:
Autorizo la publicación de esta sátira siempre que me sea debidamente acreditada y se agregue mi email, blog y foto.